Alguna vez te habrás preguntado como es posible tener accesibilidad directa a ciertos recursos con un solo clic. Bien, continúa leyendo este breve artículo sobre como se logra llevar eso a cabo y lo más importante, las finalidades de lo que se conoce como Cloud Computing, o Computación en la nube.

¿En que consiste Cloud Computing o Computación en la nube?

La computación en la nube es la prestación de servicios informáticos a la carta, desde aplicaciones hasta almacenamiento y capacidad de procesamiento, normalmente a través de Internet y en régimen de pago por uso.

Si no quieres poseer tu propia infraestructura o tus centros de datos, las empresas podrían alquilar a un proveedor de servicios en la nube para permitir el acceso a cualquier cosa, desde aplicaciones hasta almacenamiento.

Una de las ventajas de utilizar los servicios de computación en nube es que las empresas pueden evitar el coste inicial y la complejidad de poseer y mantener su propia infraestructura de TI, y en su lugar simplemente pagar por lo que utilizan, y cuando lo utilizan.

Los servicios de computación en la nube cubren a día de hoy una amplia gama de opciones, desde almacenamiento, redes y capacidad de procesamiento, hasta la inteligencia artificial, así como las aplicaciones ofimáticas estándar. Prácticamente cualquier servicio que no requiera estar físicamente cerca del hardware informático que se utiliza puede ofrecerse ahora a través de la nube.

¿Cuáles son los ejemplos de computación en nube?

La computación en la nube es la base de un gran número de servicios. Desde los servicios para consumidores, como Gmail o la copia de seguridad en la nube de las fotos de tu smartphone, hasta los servicios que permiten a las grandes compañías alojar todos sus datos y ejecutar todas tus aplicaciones a nivel software en la nube.

Netflix, por ejemplo, recurre a los servicios de computación en la nube para hacer funcionar su servicio de streaming de vídeo, y sus otros sistemas empresariales, al igual que otras organizaciones.

La computación en la nube se está convirtiendo cada vez más, en la opción más aconsejable para muchas aplicaciones. Los proveedores de software ofrecen cada vez más sus aplicaciones como servicios a través de Internet en lugar de productos independientes, ya que intentan cambiar a un modelo de suscripción, casi siempre, de pago.

Sin embargo, la computación en la nube tiene un potencial inconveniente, ya que también puede introducir nuevos costes y nuevos riesgos para las empresas que la utilizan. Pero de eso hablaremos en otro artículo.

¿Por qué se llama computación en nube?

Un concepto fundamental de la computación en la nube es que la ubicación del servicio y muchos de los detalles, como el hardware o el sistema operativo en el que se llevan a cabo, son irrelevantes para el usuario.

Por ello, la metáfora de la nube se tomó prestada de los viejos esquemas de las redes de telecomunicaciones, en los que la red telefónica pública (y más tarde Internet) se representaba a menudo como una nube para indicar que lo que importaba, era una nube de cosas.

¿Cuál es la historia de la computación en nube?

El término "computación en la nube" existe desde principios de la década de 2000.

Pero el concepto de "computación como servicio" lleva existiendo mucho más tiempo, desde los años sesenta, cuando las agencias informáticas, permitían a las empresas alquilar tiempo en un ordenador central, en lugar de tener que comprarlo ellas mismas.

Estos servicios de "tiempo compartido" fueron superados en gran medida por el auge del PC, que hizo mucho más asequible, la posesión de un ordenador.

Luego, a su vez, por el auge de los centros de datos corporativos donde las empresas almacenaban grandes cantidades de datos.

Pero el concepto de alquilar el acceso a un recurso informático ha resurgido una y otra vez.

En los proveedores de servicios de aplicaciones, la computación de servicios públicos y la computación en la red desde finales de los 90 y principios de los 2000.

A esto le siguió la computación en la nube, que se afianzó realmente con la aparición del "software como servicio" y los proveedores de computación en la nube a hiper escala, como Amazon Web Services.

¿Qué importancia tiene la nube?

Según un estudio de IDC, la construcción de la infraestructura necesaria para la computación en la nube representa actualmente más de un tercio del gasto mundial en TI.

Mientras tanto, el gasto en TI tradicional e interno sigue disminuyendo, a medida que las cargas de trabajo informáticas continúan trasladándose a la nube.

Ya sea a los servicios de nube pública ofrecidos por los proveedores o a las nubes privadas construidas por las propias empresas.

451 Research predice que alrededor de un tercio del gasto en TI de las empresas se destinará a servicios de alojamiento y en la nube este mismo año. El analista Gartner predice que la mitad de las empresas mundiales que utilizan la nube ahora se habrán volcado en ella en 2021.

Según Gartner, el gasto mundial en servicios en la nube alcanzará los 260.000 millones de dólares este año. También está creciendo a un ritmo más rápido de lo que los analistas esperaban.

Conclusión

Sin lugar a dudas, cuando nos referimos a computación en la nube, podemos decir que estamos ante el futuro más próximo. Obtener este servicio, o bien ofrecerlo, puede facilitar la vida de muchas personas. Algo que desde Hoswedaje, siempre vamos a valorar.

Las ventajas son notables frente a la forma tradicional de gestionar información, por ello, podemos decir que es completamente recomendable conocer a cerca de este servicio y sobre todo, que funcionalidad puede tener. Espero que haya sido de utilidad este breve artículo sobre que es Cloud Computing, o más conocido como computación en la nube.

¿Qué te ha parecido este artículo de Hoswedaje? Si quieres leer otros artículos similares, o descubrir más contenido , entra en el Blog de Hoswedaje.