Servidores virtuales

Un servidor virtual consiste en una partición dentro de un mismo servidor que habilita varias máquinas virtuales gracias a diversas tecnologías, y permite el acceso al servidor, la posibilidad de instalar aplicaciones, configurar el servidor y otros beneficios con respecto al alojamiento compartido, como la posibilidad de reiniciarlo cuando se necesite al igual que se haría con uno dedicado. En resumidas palabras, es una parte de un servidor físico que se reserva a un cliente para alojar sus web, hardware o componentes de software.

 

Digamos que dentro de un servidor físico puede haber varios servidores independientes unos de otros que pueden ser gestionados por diferentes personas y funcionan de forma autónoma e independiente. Al contrario que en un hosting compartido, no es necesario que los recursos se compartan entre todas las cuentas de alojamiento porque tiene sus propias características y recursos dedicados evitando así problemas por “vecinos web” o alguna escasez concreta por rendimiento. Aportan todas las ventajas de un servidor dedicado, incluida la privacidad, potencia y seguridad, pero sin ser propiamente un servidor dedicado ni costar lo que cuesta.

 

Los servidores virtuales son más económicos que los privados, una opción nada despreciable para los que quieran más que un hosting compartido donde alojar varios sitios a la vez pero no puedan permitirse un buen dedicado.

 

Opciones para todas las necesidades

 

Actualmente, hay una gran gama de servidores virtuales, o VPS, a disposición de los usuarios, cada uno de los cuales cuenta con sus propias características, facilidades y tarifa. Por eso, es la opción ideal para los que quieren las ventajas de un servidor dedicado pero no necesitan un equipo solo para ellos.

 

Para elegir el servidor virtual que más se adapta a las necesidades de cada empresa o negocio hay que pensar qué es lo que realmente se necesita y no consultar solo el precio. Algunas de las características que hay que mirar son el sistema operativo, el panel, el espacio en disco, la memoria en ram, la transferencia y cualquier otra cosa que sea necesaria. Además ¿es suficiente con un servidor VPS o se requiere un dedicado, con alojamiento compartido no sería suficiente?

 

En caso de tener varias web o un negocio sin muchísimas exigencias los servidores VPS se convierten en la mejor solución porque conjuntan satisfacción, beneficios y buen precio. Eso sí, también hay que aprender a manejarlos para aprovechar al máximo todas sus ventajas. En todo caso, después de conocer que esto es lo que se necesita hay que elegir el servicio que más se adapta al propio presupuesto y a los requerimientos de lo que allí se va a alojar.