Una de las ventajas que tienen los servidores virtuales para los usuarios es que no tienen que compartir sus recursos con otras personas. Si bien están alojados en una misma máquina física, todos los recursos que se le han asignado están aislados de los otros y no se ven afectados por la actividad ajena. Eso quiere decir que la RAM que se me ha asignado no la utiliza nadie más que yo. De ahí se puede sacar que cuando una empresa quiere crear un VPN (Virtual Private Network) para el uso de sus diferentes delegaciones y departamentos, prefiera apostar por este tipo de hosting o un servidor dedicado antes que por un hosting compartido.

En este artículo vamos a conocer las ventajas que posee crear un VPN en servidores virtuales y por qué te conviene alojarlo ahí antes que en un hosting compartido.

Red privada virtual

Para qué crear una red privada en la empresa

Se pueden usar las redes privadas virtuales para una enorme variedad de usos. Por ejemplo:

  • Puedes compartir bases de datos, protegidas gracias a la privacidad de la conexión a Internet a través de la red privada.
  • Proporcionar información y ficheros a los usuarios que tengan acceso al VPN. Resulta útil para los centros de formación, las grandes empresas y todo tipo de organizaciones en las que se quiere compartir información de forma segura a través de una red propia.
  • Para aportar información a los proveedores, así como a otros profesionales de tu sector, las franquicias, empresas asociadas, colaboradores, etc.
  • Para hacer más fácil el tele-trabajo con personas que trabajan en otros países o desde su hogar. Los usuarios del VPN podrán conectarse a través de la red privada de la empresa, usando un programa cliente VPN para conectarse al servidor.
  • Para protegerte del espionaje industrial. Porque necesitas encriptar la información para navegar de manera anónima por la red. Éste es el método que se usa en muchos países en los que la privacidad no está garantizada.

Si una empresa u organización dispone de su propia red privada, alojada convenientemente en un servidor dedicado o un VPS, no tendrá que depender de plataformas colaborativas externas y podrá navegar sobre seguro, compartiendo información entre los usuarios. Con un VPN podrás tener una red privada donde compartir datos con seguridad, conectando remotamente distintas terminales mediante una red segura. Sólo quienes están autorizados pueden conectarse al VPN y compartir datos en el servidor mediante un protocolo SSH.

Elegir un servidor apropiado para tu VPN

Cada red privada puede estar enfocada a distintos fines. Hay quienes sólo quieren conectarse a Internet de forma privada desde su ordenador cliente y otros quieren prescindir directamente de intermediarios para tener su propio VPN server. Éste se puede crear en un hosting dedicado, en un cloud server o en un servidores virtuales, dependiendo de las características de la red privada que queramos montar.

Lo que hay que conseguir es que tengamos un VPN de calidad, donde se puedan conectar diferentes terminales para navegar por Internet y compartir archivos de forma privada. Para eso hace falta que, si vamos a utilizar servidores virtuales, estos nos proporcionen las características de RAM, transferencia y disco duro necesarias para nuestro objetivo: bases de datos, aplicaciones web, etc.. Se necesita un hosting con una alta estabilidad y escalabilidad dependiendo de las necesidades de la organización.

Escoger un software para tu VPN

Cuando dispongas de un servidor para instalar el VPN server y que otros ordenadores puedan conectarse a tu red virtual privada, te hará falta un software VPN. Existen numerosas empresas en las que puedes conectarte a la red de la empresa a través de un VPN, navegando de manera segura y anónima. No obstante, lo que a tu empresa u organización le interesa es disponer de tu propia red. Para eso te hará falta instalar en el servidor el programa VPN que vayas a utilizar y que los usuarios dispongan de su VPN cliente instalado en su computadora.

Lógicamente, esto es más seguro que si dependes de servicios de red privada ajenos cuya configuración desconoces. Cuando instales el programa en el servidor, los usuarios podrán tener sus cuentas VPN para acceder a la red privada virtual y compartir archivos, conectarse a Internet y trabajar de forma conjunta.

Los VPS suponen una gran ventaja para las empresas que requieren de un espacio más estable y escalable, donde no tengan que compartir recursos con otros usuarios. Compartir el hardware puede ser una opción más económica que apostar por un servidor dedicado, si bien si la red privada es ampliamente compleja, va a tener una gran cantidad de conexiones y solicitudes y piensas que la RAM no va a ser suficiente, el servidor dedicado puede ser una alternativa.

¿Qué tipo de red privada te gustaría montar? ¿Qué características estás planificando que tenga? Si, necesitas asesoramiento sobre cuál es la opción que más te conviene, ponte en contacto con nosotros a través de nuestro correo electrónico o escribiéndonos a través de las redes sociales.