Administrar correctamente un servidor implica muchas atenciones, según cuál sea el uso que le estamos dando. Estabilidad, escalabilidad y seguridad son tres puntos esenciales que se debe tener en cuenta al administrar el servidor, ya sea de Windows o de Linux. Es un aspecto inevitable, no obstante, pedirle a un profesional de la informática que se ocupe de la gestión de los servidores, sobre todo si estamos utilizando ese servidor para almacenar datos de vital importancia para nuestra empresa.

Cuando llega el momento de contratar servidores dedicados baratos (o sea, alquilar la infraestructura), muchos se preguntan cuál es el mejor sistema operativo para que les resulte sencillo de gestionar. Aunque la sencillez no debería ser el único punto que se debe considerar. Eso si lo vas a gestionar desde dentro de la empresa. Otros prefieren en cambio pedir al proveedor del servidor que se ocupe de la administración y monitorización del mismo, de manera que no tengan que preocuparse de nada.

En caso de que te ocupes tú de la administración y monitorización del servidor (recuerda las herramientas de monitorización que ya te proporcionamos en este blog), ¿cuál es el que más fácil te va a resultar? ¿debes alquilar un servidor dedicado de Windows o de Linux? Veamos las ventajas y desventajas que tienen antes de tomar una postura al respecto.

Administrar servidores con Windows

Servidor Windows

Un servidor de Windows suele ser, en casi todos los aspectos, bastante inferior a los de Linux. Históricamente, Windows ha sido más vulnerable a los virus con bastante diferencia. De modo que una tarea administrativa importante con un servidor de Windows será controlar la seguridad del servidor, haciendo copias de seguridad, instalando un antivirus y dando supervisión para que el programa esté actualizado. También estando preparado ante posibles amenazas.

Sin embargo, es verdad también que los servidores de Windows tienen algunos puntos a favor. A muchos les parece más intuitivo y te resultará más fácil localizar los archivos y organizarte. También es cierto que hay más variedad de aplicaciones y programas en Windows, con lo que no tendrás problemas de compatibilidad si antes utilizabas algún software sólo compatible con este sistema operativo. Generalmente los servidores de Windows suelen ser algo más caros, aunque depende siempre del proveedor con el que lo contrates.

Administración de servidores Linux

Administración Linux

Linux te aporta en cambio un sistema operativo de código abierto y totalmente gratis. Ya sólo por esto, muchos prefieren Linux. Pero además es más confiable que Windows y mucho mejor para la seguridad. En ocasiones habrás oído que en Linux no hay virus. En realidad sí los hay, pero lo que pasa es que cuando hay algún fallo de seguridad de Linux, éste se resuelve muy rápidamente, a veces en unas pocas horas. Windows es un software con más vulnerabilidades y tarda más tiempo en resolverlas. Esto provoca que quienes crean malware prefieran hacerlos para Windows.

Linux también te puede dar menos problemas en cuanto a la estabilidad. Al ser un sistema operativo más estable, las aplicaciones se ejecutan en el servidor de modo más rápido, tanto las bases de datos como las aplicaciones XML. Con todo, sí que tendrás a veces que actuar frente a caídas del servidor, ataques informáticos o problemas de configuración. Para administrar un servidor Linux hay que aprender a administrarlo y tratar de conocer los comandos de la consola Linux, aunque normalmente tu empresa de hosting te dará un panel de control. Nosotros trabajamos con Plesk, aunque hay otros muchos.

No es nada fácil si no tienes a una persona que conozca bien el entorno Linux. Por eso es recomendable que si contratas un servidor dedicado en Linux contrates también la administración.

Conclusiones

Monitorizar un servidor correctamente no es fácil, sea Windows o Linux. Ahora bien, Windows dará más trabajo. Entre las tareas imprescindibles, cabe mencionar la modificación de características y funciones instaladas en el servidor, actuar frente a situaciones críticas como un ataque informático o una caída del servidor, monitorizar los recursos, programar copias de seguridad automatizadas y otras muchas tareas que están asociadas con el ciclo de vida de un servidor.

Nuestro consejo es que si no tienes experiencia en el campo de la administración de servidores, o careces de personal informático en tu empresa, o no dispones de los conocimientos necesarios para administrar un servidor, no te arriesgues a contratar un servidor dedicado sin administración, ya que podrían producirse problemas derivados de una falta de mantenimiento. Con todo, si lo que buscas es un sistema operativo muy eficaz, un servidor de Linux te resultará mucho mejor.

Ahora me gustaría que nos dieras tu opinión si has utilizado algún servidor en Linux o Windows. ¿Cuál te resulta más cómodo para trabajar? ¿Que sistema operativo de Linux recomiendas para un servidor? Comparte este artículo con tus amigos en las redes sociales si te ha servido de ayuda.