Seguramente hayas oído hablar de los servidores privados virtuales, más conocidos por las siglas VPS (Virtual Private Server). Su principal ventaja es que puedes disfrutar de algunos de los beneficios de un servidor dedicado, pero a un precio más económico.

A diferencia de los servidores dedicados, los VPS comparten un mismo hardware con otros VPS (no contratas el servidor entero), pero el software es completamente independiente. En este post vamos a ahondar en los beneficios de un VPS.

Beneficios de un VPS: las diferencias con los hosting compartidos

La manera en la que esto se consigue en los VPS es mediante particiones del disco. Tienes un determinado espacio en el disco duro, una CPU asignada, una memoria RAM y una tasa de transferencia de datos mensual a tu disposición.

En un hosting compartido, tú solamente tienes acceso por FTP a tu cuenta. Ahí están todas tus carpetas del directorio raíz, pero no tienes acceso a lo que hay detrás, no puedes entrar en el ordenador donde están alojados tus archivos. En un VPS sí que puedes hacerlo, al igual que en un servidor dedicado, sólo que no tienes la cantidad de recursos de los que dispondrías en un servidor dedicado.

Por otro lado, los VPS ofrecen una excelente escalabilidad, ya que en cualquier caso dispones de la posibilidad de añadir más RAM, más CPU o tu transferencia mensual.

Al poder tener acceso al software, tienes la posibilidad también de cambiar la configuración por defecto de Apache e implementar las mejoras que quieras.

Con los hosting compartidos, al haber otras cuentas de usuario alojadas en la misma máquina, no hay una total independencia. Puede ser una solución económica para ti si tu web no requiere de demasiados recursos, pero si estás empezando a tener necesidades de tráfico elevadas, lo recomendable es que dejes el hosting compartido y te pases a un VPS barato, donde disfrutes de recursos exclusivos.

¿Para qué puedes utilizar un VPS?

Dependiendo de la finalidad con la que lo hayas contratado, un VPS admite variedad de usos. Por ejemplo:

  • Para redes P2P.
  • Para alojar varias páginas web, con distintos dominios.
  • Para juegos online.
  • Para alojar un software o aplicación.
  • Como sistema de almacenamiento.
  • Etc.

¿Puedo utilizar varios VPS?

Algunos particulares y empresas, en lugar de contratar un único VPS para una página web, prefieren disponer de varios VPS baratos. Por ejemplo, para asegurar la estabilidad de la página, de modo que si en un caso no funciona uno de los servidores, se utilice el otro.

También para dividir diferentes partes de un sitio web en diferentes servidores, logrando un mejor funcionamiento integral del conjunto. Por ejemplo, se puede dividir el servidor de aplicaciones, la frontal web y la base de datos en tres diferentes VPS para que funcionen más rápido y tengan un mejor rendimiento. Esto es recomendable hacerlo, por ejemplo, cuando dispones de una base de datos muy grande y pesada, como es el caso de muchas tiendas online.

¿Cuándo no necesitas un VPS?

Vamos a ser honestos contigo; a pesar de los muchos beneficios de un VPS, no te hace falta un servidor virtual necesariamente y te puede bastar con una opción más económica. Los hosting compartidos son una solución que no necesariamente es mala; depende del proyecto web del que estemos hablando, el tamaño de la página y sobre todo la cantidad de tráfico que esté soportando en este momento.

Si tienes un blog o una página web y todavía no llegas a las 1000 o 2000 visitas diarias, es muy probable que con un buen hosting compartido te resulte suficiente. Tu proyecto todavía está empezando y no has alcanzado el grado de éxito suficiente como para necesitar ampliar el espacio.

No obstante, sí que hay que tener en cuenta tus previsiones de crecimiento; si quieres empezar directamente con un VPS para ahorrarte el cambio en un futuro, ya que piensas que vas a crecer mucho en los próximos meses o vas a hacer campañas de publicidad que te van a traer mucho tráfico, entonces sí que puede ser una buena solución apostar por un servidor virtual.

¿Puedo tener varios dominios para un VPS?

Como te indicamos, un VPS es como un servidor independiente y autónomo, aunque esté integrado dentro de una misma máquina. Tienes libertad para configurarlo y apuntar los dominios que consideres si quieres tener varios sitios web en el mismo servidor virtual.

Por ejemplo, en caso de que tengas varias páginas en tu negocio (blog, tienda online, landing pages…) y quieres tenerlas en dominios distintos, un VPS te permitiría conseguir un mejor rendimiento que determinados hosting compartido, donde por sus características es mejor que vaya asociado a un solo dominio y sitio web.

En cambio, disponer de varias webs en un hosting compartido, significa que los recursos de los que dispones, aparte de que no son autónomos, estarán distribuyéndose entre todas las webs que tengas ahí alojadas, consumiendo ancho de banda y espacio en el disco duro.

Espero que ahora veas más claros los beneficios de un VPS. ¿Estás pensando en alquilar un VPS? ¿Qué ventajas le encuentras a los servidores virtuales frente a los hosting compartidos? Déjanos tu opinión en los comentarios.