Aunque parezca lo contrario, elegir el nombre de nuestro dominio es, además de un paso más que importante para el futuro de nuestra página, un proceso creativo más complicado de lo que parece. Y es que elegir el nombre de dominio correcto puede llegar a darnos muchos quebraderos de cabeza hasta dar con la idea exacta de lo que necesitamos.

El nombre de nuestro dominio debe resumir en muy pocos caracteres los rasgos esenciales y diferenciales de nuestra página. En una o varias palabras debemos resumir factores como las intenciones, el tono o el público al que va dirigida nuestra web, y eso no es tarea fácil.

Existen diferentes preferencias a la hora de elegir el nombre de dominio. Es vuestra decisión guiaros por unas u otras:

Nombre de dominio basado en el nombre de nuestra empresa

Muchas empresas optan por usar su propio nombre como dominio. Esto es muy recomendable en caso de empresas muy reconocidas y que no necesiten (generalmente) de diferenciarse en el mercado, como Repsol, Telefónica etc etc. También puede ser muy recomendable en el caso de pequeños negocios muy conocidos localmente, por ejemplo, Zapatería-Pie-feliz.

Otras empresas también se basan en una ligera variación de su nombre, generalmente algo ocurrente y original que ayude a potenciar el propio nombre de la empresa.

Nombre de dominio basado en palabras clave

Suele ser un uso muy extendido entre los que desean obtener una buena posición entre los motores de búsqueda (redes de blogs, por ejemplo). En este caso debemos tener muy claro cuáles son los conceptos por los que queremos ser buscados y ser muy certeros en nuestro nombre de dominio, por ejemplo intercambio-vinilos.

Nombre de dominio basado en la creatividad

Otros particulares o empresas se decantan por nombres creativos que en ocasiones aluden a nuestras emociones: nostalgia, alegría, esperanza… En muchas ocasiones estos nombres provistos de alta carga simbólica son capaces de resumir mejor que unas meras palabras clave nuestra página web y, sorpresa, incluso llegan a ser mejor posicionadas en los motores de búsqueda.

Es recomendable que la creatividad tenga su límite en el objetivo de nuestra página web, ya que, evidentemente, sería contraproducente darle un nombre a nuestro dominio que contradiga el contenido de nuestra web. Es decir, por muy bonito que nos pueda parecer el nombre de «Hydrofashion», por poner un ejemplo, no sería muy recomendable  ponerle ese nombre a una web de ayuda al tercer mundo, por poner otro ejemplo.

Sabemos que son unos consejos vagos y difusos, pero es que más allá no podemos llegar. Tras nuestras pequeñas recomendaciones sois vosotros los que debéis elegir y, sobre todo, pensar muy bien el nombre de vuestro dominio, teniendo en cuenta además que esté disponible en la marea de internet. En cualquier caso, si tenéis alguna duda, siempre podéis acudir a nuestros expertos de Hoswedaje para resolver cualquiera de las dudas que tengas acerca de vuestro dominio.

Un saludo a todos y buena semana.