servidores hosting

¡Hola a todos! Suponemos que si estáis leyendo esto que será porque ya tenéis una página web o estáis deseando comenzar una. Evidentemente informarse acerca de todos los pormenores es algo totalmente necesario y que implica un amplio estudio sobre uno de los aspectos más importantes para nuestra página web: los servidores.

La elección de nuestro servidor

 

A la hora de elegir un servidor debemos tener en cuenta numerosos factores: capacidad, correo, funcionalidades, precio… Pero también debemos ser consecuentes con lo que tenemos entre manos y saber qué tipo de servidor es el más adecuado para nuestra página web.

 

Por ejemplo, si tenemos una o varias páginas web relativamente nuevas y con pocas visitas, seguramente nos sirva con el hosting más sencillo o incluso con un hosting compartido. ¿Pero qué pasa si nuestra página web tiene un éxito inesperado y las visitas crecen exponencialmente? Pues es muy posible que nuestro servidor se vea desbordado.

 

Anticiparse al éxito

 

En este sentido, es muy importante que el propio usuario tenga visión de futuro y sepa cuándo es el momento de abandonar su servidor compartido o ese servidor extranjero y cutre baratísimo por un servidor dedicado en condiciones, que nos evite cuelgues constantes en nuestra página.

 

En muchas ocasiones, con un servidor de baja calidad, estamos frenando el propio desarrollo de nuestra web, ya que los más que posibles fallos y cuelgues repercuten negativamente en la opinión de los visitantes, en especial de aquellos que llegan por primera vez a nuestra página. Es más, puede que nunca más nos visiten.

 

En nuestra opinión es preferible anticiparse a ese momento de «crisis del éxito» y, si es necesario, realizar un desembolso en un hosting que a medio plazo va a ser muy beneficioso para nosotros.

 

Próximamente os explicaremos las diferencias entre los distintos tipos de hosting, para que veáis más claramente las posibilidades que ofrecen unos y otros.