La mayoría de la gente que se acerca al mundo de los servidores decide contratar un servidor para crear y alojar páginas web. Pero esa no es la única utilidad real de los servidores. No todos los servidores se utilizan como alojamiento web, ni permiten que otros usuarios se conecten a través de un protocolo HTTP. Hay servidores privados, que utiliza la persona que los ha contratado para diferentes fines.

¿Cuáles son esos otros fines para los que se puede usar un servidor si no es para web hosting, es decir, para alojar una página web a la que podemos acceder escribiendo un nombre de dominio a través de un navegador, o mediante un motor de búsqueda que tenga permiso para indexarla? En este post lo aclaramos.

Por qué usar un servidor si no es para una web

Cuando contratamos un servidor para alojar una página web, generalmente también compramos un nombre de dominio asociado a su IP. De esa forma, logramos que los usuarios se conecten escribiendo la dirección web en el navegador.

Pero, ¿qué pasa si tenemos un servidor y no compramos ni configuramos ningún dominio? Disponemos simplemente de un número IP, un espacio en un disco duro y un hardware con unas características determinadas, que podemos estar compartiendo con otros usuarios o no.

Cuando contratamos un servidor y no lo utilizamos para una página web, se puede hacer:

  • Proxy: se trata de un intermediario, a través del cual uno o más ordenadores de la empresa se conectan a Internet bajo la misma IP. Se puede contratar un servidor proxy a un tercero, o crear nosotros nuestro propio servidor proxy en las instalaciones de la empresa.
  • Almacenamiento de archivos: la empresa puede tener necesidad de alojar archivos, bases de datos e información de todo tipo que no tiene intención de poner a disposición del público en Internet, ni tampoco en servidores de terceros. Contrata un servidor para alojar ficheros y datos.
  • Software empresarial: al igual que hay programas en la nube que se alojan y ejecutan en servidores de terceros, también hay programas que se pueden comprar e instalar en el servidor, aunque no formen parte del front-office. Por otro lado, el manejo del Big Data en la empresa requiere también de servidores específicos con potentes servidores.
  • Entornos de desarrollo: cuando un programador informático está diseñando un programa, generalmente requiere muchos recursos para el proceso de programación, compilación y ejecución. Muchas veces un ordenador de usuario no es suficiente y se suele trabajar con un entorno de desarrollo especial para Java, Python, PHP, etc. Hay entornos de desarrollo ya prediseñados para el programador, a los que se puede acceder en la nube, pero también es posible contratar un servidor dedicado y montártelo por tu cuenta.
  • Como complemento de software: supongamos que normalmente trabajas con Windows, pero te gustaría disponer de un equipo en el que puedas trabajar en entorno Linux. En lugar de comprar tu propia infraestructura e instalar el sistema operativo, o instalarlo en tu mismo ordenador y tener dos sistemas operativos en la misma computadora, puedes alquilar un servidor dedicado para trabajar con Linux.
  • Para juegos en línea: algunos juegos de ordenador requieren de grandes recursos para poder ejecutarse y no funcionan a la misma velocidad desde un ordenador corriente. También porque varios jugadores se plantean jugar en línea y requieren de un servidor potente para poder hacerlo.
  • Como una red privada o intranet: se trata de páginas web internas enfocadas a trabajar de forma colaborativa y en la que solo los usuarios que forman parte de la intranet pueden conectarse. Este tipo de uso del servidor facilita el contacto colaborativo y un acceso más eficaz a los sistemas en el entorno de la empresa.

Hay otras muchas utilidades que se le pueden dar a un servidor, pero te invitamos a que nos digas para qué usas tu servidor en los comentarios. Hablemos ahora del uso más popular que se le da a los servidores, donde no siempre además se contrata un servidor dedicado: el web hosting.

El servidor para alojamiento web

Los servidores web como nuestros planes de hosting de Hoswedaje te permiten disponer de la infraestructura adecuada para alojar sitios web en Internet. Existen diversos planes de hosting orientados a distintos tipos de necesidades, desde páginas web estáticas sencillas a servidores para tiendas online con Magento y Prestashop, que necesitan ser generalmente más potentes.

Lo mismo se puede decir para los blogs consagrados que ya tienen miles de visitas, que utilizan programas como WordPress o Joomla, y en los que es conveniente que se disponga del ancho de banda necesario para soportar altos volúmenes de tráfico.

El hosting te aporta espacio, velocidad y seguridad para que puedas alojar tu sitio web y hacer con él lo que quieras. Puedes alojar tu página web en un servidor compartido, donde los diferentes clientes utilizan la misma fuente de recursos para su funcionamiento, o bien un servidor dedicado, en el que toda la RAM y todo el disco duro están a tu disposición.

¿Para qué otros fines utilizas el servidor que tienes contratado con nosotros? Cuéntanos en los comentarios para qué los usas tú, si tienes algún servidor contratado.