A la hora de conseguir clientes, muchos proveedores de hosting recurren a campañas de marketing muy agresivas que en ocasiones no responden a lo que de verdad ofrece la empresa, sino que son un simple reclamo para engañar al consumidor y ofrecerle después un servicio mediocre. ¿Qué hacen eatas empresas y cómo descubrir su manera de proceder? No te preocupes, es fácil descubrir las trampas más evidentes en su proceder..

La experiencia nos dice que hay que desconfiar de las empresas que usan demasiado la palabra «ilimitado». Creednos, no hay nada ilimitado, y menos en cuestiones como esta, en la que existen términos llamados “capacidad” o “almacenamiento”. Si una empresa no os dice cual es vuestra capacidad en disco o la velocidad de transferencia y lo sustituyen por un “ilimitado” os está mintiendo. La transparencia debe ser uno de los objetivos principales de cualquier proveedor de servicios.

También os recomendamos desconfiar muy mucho de las  ofertas sospechosamente baratas que se ven por internet.  Nos cuesta mucho creer que una empresa seria de hosting sea capaz de proveer un buen servicio a 20 0 30 euros el año, teniendo en cuenta todos los gastos de infraestructuras, personal o mantenimiento que son necesarias para que todo funcione correctamente. Además, generalmente esta empresas sospechosamente baratas te piden compromiso de permanencia (normalmente 2 años) para amortizar su precio por mes, dejándonos en ocasiones tirados con una página inservible por culpa de un servidor desastroso. Sobra decir que en Hoswedaje no te ponemos ninguna soga al cuello y dejamos que tú decidas cuánto quieres quedarte con nosotros. Incluso te permitimos probar nuestro servicio 15 días sin compromiso alguno.

Normalmente, las características negativas que hemos citado suelen venir de la mano. Es decir, las empresas que ofrecen ofertas con capacidad y servicios “ilimitados” son las mismas que ofrecen sus paquetes a precios muy bajos y con un alto compromiso de permanencia. Esto se traduce normalmente en webs poco profesionales en las que no se presta atención a los detalles y con continuos fallos y carencias. Además, luego llegará la sorpresa de que no haya nadie al otro lado cuando queramos solucionar algún problema. No os engañéis, estas empresas sólo quieren que firméis el contrato y desaparecer, cuando lo correcto es tener un servicio técnico que esté ahí las 24 horas del día, los 7 días de la semana.

Desconfiad de este tipo de ofertas y guiaos por la transparencia, el trato personal y la honestidad.