Cuando vamos a lanzar una página web para que ya esté visible, lo ideal es que ya lo tengamos todo preparado. Muchos programadores deciden trabajar en un servidor local mientras van preparando el diseño de la página y comprueban que esté todo a punto. Tanto si trabajas con un CMS como si utilizas un entorno de desarrollo en un servidor, es mejor que no haya ningún cabo suelto para que no se estén produciendo problemas.

Hay varios puntos que creemos que hay que tener en cuenta antes de subir nuestra página al servidor, o en caso de que la estemos construyendo sobre éste, quitar la página de “en construcción” y abrir al público cada una de las partes de nuestra web.

Testear la usabilidad de la página

Una vista general de toda la página, a nivel usuario, nos ayudará a comprobar su nivel de usabilidad y navegabilidad. Podemos hacer click en todos los enlaces y juzgar su funcionamiento como si fuéramos un usuario normal, un cliente. Debemos analizar si hay algún cable suelto que nos hemos olvidado: enlaces que no funcionan, contenidos fundamentales que faltan, etc.

De lo que se trata es de que un usuario pueda entrar en esa página y pueda navegar fácilmente por ella. Esto puede ser fácil si estás navegando cuando apenas tiene visitas, pero sería interesante también realizar un test de estrés para comprobar la respuesta de la página y del servidor en momentos de overbooking.

Asociar y asignar el dominio web

Un hosting no va inevitablemente ligado a un dominio web. Podemos tener una página web en nuestro alojamiento, pero si no hemos comprado un dominio, nuestra página puede aparecer simplemente cuando escribamos la IP que tiene asignada.

Los nombres de dominio existen precisamente para que los usuarios no tengan que hacer el esfuerzo de memorizar Ips, además de que resulta mucho más fácil localizar las páginas en Google.

Aunque no tengas claro aún qué dominio vas a utilizar, puedes comprar dominio barato y más tarde decidir entre varios de los que hayas elegido, dedicando los otros a otros fines, como crear blogs para posicionamiento o cualquier tarea adicional. A la hora de comprar el dominio, un punto importante será comprobar que la dirección web puede funcionar tanto con las “www” como sin ellas.

Corregir los errores de programación

Siempre habrá pequeños errores que no hayamos tenido en cuenta. Lo lógico es que, durante una primera fase de pruebas, nos fijemos en los posibles errores que se hayan podido producir. Para esto, mientras la web está en marcha, comprobaremos la hoja de “logs” para ver en qué momento y dónde se están produciendo errores en la página.

Esto es muy importante especialmente en las páginas a través de las que se puede comprar. Por ejemplo, si se trata de una tienda online, debemos comprobar que el proceso de compra y finalización de un pedido no contiene ningún error que lleve al usuario a una situación embarazosa.

Generalmente, trabajaremos con un CMS para comercio electrónico, como Prestashop o Magento, lo que nos aporta una mayor seguridad en los procesos de compra.

Verificar el código HTML y CSS

Si hemos desarrollado la página por nosotros mismos, es fácil que pueda tener errores en el HTML o el CSS, u otros lenguajes. En el momento de lanzar nuestra página, podemos intentar averiguar dónde hay errores de estas características con el validador del W3C. Esto nos permitirá tener una página web con un código más limpio y optimizado, lo que es no solamente bueno para la velocidad de la página, sino también para su posicionamiento.

Para comprobar el código de tu página, puedes entrar en el validador W3C y ver qué resultados obtienes. En muchos casos tendrás que seguir revisando los archivos hasta que quede perfecto.

Hacer un análisis de seguridad

Comprobar la seguridad de la página es muy importante, esencial para cualquier proyecto web. Imagínate que un usuario empieza a introducir variables a través de un formulario para conseguir que se produzca algún tipo de acción, como colarse en la página del administrador. Podría hacer lo que quisiera con tu página web. Ésta es sólo una de las cosas que podría pasar si no revisas a fondo la seguridad de tu sitio en Internet.

Lo mejor es que se ocupe de esta tarea un informático experimentado en cuestiones de seguridad web. Si no dispones de uno en tu negocio, o no sabes de este tema, puedes contratar a un freelance o una empresa informática que desarrolle esta tarea.

¿Está tu página web preparada para lanzarse?

En ocasiones tendrás que volver a poner tu página en obras, si se ha producido algún error que no puedes reparar en poco tiempo. Pero si no es así y tu página ya está lista para estar visible a los motores de búsqueda y los usuarios que la escriban, entonces se puede decir que la hemos lanzado oficialmente.

La prudencia es un factor importante a la hora de lanzar cualquier proyecto web al ciberespacio, pero tampoco caigas en la procastinación. Algunos errores se podrán ir corrigiendo sobre la marcha una vez que la web empiece a funcionar.