La primera vez que una pequeña empresa se acerca a Google Adwords, sin haber manejado nunca la plataforma, ni tener experiencia en el diseño de campañas PPC (Pay per Clic), es fácil que se puedan cometer una serie de errores de los que muchas veces no se da cuenta, pero que le están haciendo perder dinero.

Esos errores a veces no se dilucidan porque la empresa está obteniendo clientes a través de su campaña o han aumentado las ventas, pero eso no significa que esa campaña en su conjunto esté resultando beneficiosa para la empresa.

Lo más importante al hacer una campaña Adwords

Google Adwords

Lo que al final importa no es cuánto han aumentado las ventas gracias a Adwords, sino el retorno de la inversión. Es decir, si invertimos 300 € mensuales en publicidad de Adwords, nos interesará que esa inversión esté bien distribuida para conseguir clics que traigan tráfico cualificado a nuestra web y puedan traducirse en una conversión, sea de ventas o no.

Siempre habrá que clics que no conviertan, pero la labor de una buena gestión Adwords consiste precisamente en tratar de minimizar al máximo esos clics que no se traducen en una compra, o en una suscripción al newsletter, o cualquier otro objetivo que nos hayamos marcado.

En este post vamos a ver algunos de los errores habituales que se cometen al crear campañas PPC en Adwords.

1. Dirigir a los usuarios a la página principal

Los usuarios en Google generalmente desean satisfacer una necesidad. No buscan una tienda donde se vendan una gran cantidad de productos, sino algún tipo de producto en concreto. Ejemplo: “Zapatos para niños”, “Postres árabes” o “Cañas de pescar”.

Si cuando hacen clic en el anuncio, los redirigimos a una página en la que no está el producto que están buscando, les estamos obligando a buscarlo en las categorías de la tienda online. Eso aumenta las probabilidades de que ese clic que ya hemos pagado no se convierta en una venta.

2. No personalizar cada uno de los anuncios

Por el mismo motivo que lo anterior, debemos crear anuncios para cada categoría o landing page que nos interese vender, no uno genérico. Y esos anuncios deben personalizarse, incluyendo la palabra clave que más nos importe, no poniendo una descripción genérica de los productos que pueden encontrarse en la tienda.

Hay que destacar los puntos fuertes de lo que se van a encontrar en la página. Utilizar palabras que generen confianza, siempre que sean ciertas, como “gastos de envío gratis”, “más de 3000 referencias en zapatos femeninos”, etc, que inviten al usuario a hacer clic y te hagan destacar sobre la competencia.

3. Añadir todas las palabras clave posibles

La propia herramienta te informa de cuándo una palabra clave apenas tiene búsquedas, con lo que quizás no te interese utilizarla. Pero hay otros datos que nos permiten enfocarnos mejor en el público objetivo al que nos dirigimos. Si nos dedicamos a vender “ordenadores Mac”, no tiene mucho sentido que nuestro anuncio aparezca en palabras clave como “reparación de ordenadores”, “ordenadores Windows” o “mayorista de ordenadores”.

Tenemos que eliminar todas aquellas palabras clave que, aunque puedan parecer relacionadas con el producto que ofreces en la página a la que se dirige, no van enfocadas al público que te interesa. Difícilmente alguien que está buscando “reparación de ordenadores” va a comprar un Mac. En cambio las palabras clave “Comprar ordenador Mac” presenta más probabilidades de conversión a venta.

Google Adwords también nos da la oportunidad de excluir aquellas palabras clave para las que no nos interesa aparecer bajo ningún concepto.

4. Límites de puja inferiores a tu competencia

Puede que una palabra clave esté muy competida y te resulte difícil pagar el clic más caro, pero siempre es recomendable que te mantengas dentro de la media de mercado. De no hacerlo, aunque hayas optimizado la página de aterrizaje lo mejor posible, es muy probable que no aparezcas en los resultados de la primera página.

No aparecer en los resultados de la primera página implica un tráfico muy inferior a lo deseable, aunque sabemos que en palabras clave muy competidas es muy difícil porque la competencia es feroz. No obstante, habría que revisar las palabras clave en las que intentas posicionarte mediante SEM. Mantén siempre el límite de puja en torno a la media.

5. No monitorizar la campaña de Adwords

Incluso si empiezas haciendo bien los puntos anteriores, ten en cuenta que hay que revisar periódicamente las campañas PPC y observar los resultados. En función de si están consiguiendo los objetivos de conversión marcados o no, deberían hacerse modificaciones para tratar de optimizarla lo máximo posible. De lo contrario, es dinero que estás perdiendo.

Una buena campaña de Google Adwords, sin embargo, puede ser el motor que ponga en marcha tu tienda online. Es la recomendación más fiable que existe cuando se trata de empezar una tienda en línea desde cero, cuando apenas tienes visitas. Pero también cuando quieres posicionarte para palabras clave a corto plazo mediante tráfico pagado cuando sabes bien que no podrás llegar a posicionarte muy fácilmente a través de prácticas SEO, ya que lleva más tiempo.

Una buena combinación de SEO con SEM es lo más recomendable para tratar de posicionar una página web. Pero es importante gestionar correctamente tanto el uno como el otro. Con más razón quizás en Adwords, donde una campaña mal enfocada puede suponer una pérdida para tu negocio. Te recomendamos que si tienes dudas te pongas en manos de profesionales.

¿Estás haciendo publicidad de tu negocio con Google Adwords? ¿Cometes alguno de estos errores en tus campañas Adwords?