El auge del eCommerce ya es imparable. Millones de usuarios se dejan seducir por las ventajas del comercio electrónico y miles de emprendedores se han lanzado a la aventura de montar su propia tienda online.

 

Gracias a internet puedes montar tu propio negocio de manera rápida, sencilla y económica (al menos mucho más que un negocio “físico”). Tan fácil como contratar un hosting PrestaShop, Magento, Shopify o con cualquiera de las plataformas existentes. Sin embargo, el éxito no está asegurado. Hay ciertas cosas que deberías saber para NO HACER cuando montes tu tienda online.

 

Estrategia inexistente o equivocada

Lo primero que debes hacer es realizar un estudio del mercado, de la competencia, del producto y de la audiencia. Si no tienes un plan de negocio, un plan estratégico y presupuestario, tu empresa está abocada a deambular sin rumbo por el océano de internet.

 

¿Sabes que estás en internet?

Pues entonces sabrás que en la red de redes hay muchísima competencia y reglas de juego diferentes. Si ni siquiera sabes qué significan conceptos como SEM, SEO, PPC, lead, landing pages, social media, linkbuilding, email marketing… etc, es mejor que te empapes de información antes de empezar con tu negocio.

 

Infraestructuras insuficientes

Montar una tienda online conlleva menos costes que una física, de eso no hay duda, pero esto no significa que no necesitemos realizar un desembolso en unas infraestructuras que garanticen nuestra actividad a medio plazo. Podríamos decir que las infraestructuras (material, personal, logística) son la base sobre la que se asienta todo el proyecto, y que las infraestructuras deben adecuarse al plan estratégico.

 

No contratar profesionales

¿Puede una sola persona crear, poner en marcha y mantener una tienda online? La respuesta es sí. ¿Será mejor que una desarrollada y mantenida por profesionales? Lo dudo. Para que nuestra tienda online tenga éxito necesitas la ayuda de profesionales, de eso no hay duda. Es responsabilidad tuya saber en qué áreas es más urgente y necesaria esta ayuda profesional: fotógrafos, expertos en posicionamiento SEO, desarrolladores de aplicaciones, diseñadores web, empresas de transporte, redactores…

 

Estrategia, adecuación al contexto, infraestructuras y profesionalización. Las bases para evitar el fracaso.