Muchas personas tienen dudas acerca de si deberían utilizar su propio nombre como marca de su negocio en Internet (y, por tanto, como nombre de dominio), o por el contrario, deberían buscar un nombre creativo y original que les distinga.

En este tema hay muchas opiniones y también hay que tener en cuenta aspectos tan importantes como el SEO. Si uno tiene un apellido muy común (Pérez o García), le va a resultar mucho más complicado posicionarse muy arriba, que si uno tiene un nombre menos habitual.

Por otro lado, siempre está también el aspecto del gusto personal. ¿Cómo te suena a ti tu apellido como marca de negocio?, ¿Crees que le gustaría a los usuarios que te van a leer? Y lo más importante: ¿te sentirías a gusto con ese dominio?

Más allá de todos estos aspectos, está la cuestión de nuestra propia estrategia de marca personal. Quizás tú tienes tu negocio y quieres que tenga un nombre concreto, pero por otro lado, tú no eres tu negocio y en tu vida personal haces otras cosas, y te gustaría separar ambas partes en Internet, utilizando dos páginas web distintas y dos nombres de dominio distintos.

¿Debería llamar a mi negocio con mi propio nombre?

Las ventajas que tiene llamar a tu negocio con tu nombre y apellidos son muchas. Los defensores de esta postura consideran que, en un mundo marcado por el puro SEO y las páginas nicho, la clave está en distinguirse.

  • Tu nombre y tu apellido como dominio te distinguen profesional de otros competidores que hacen lo mismo.
  • Lo impersonal no vende en Internet; la gente quiere quedarse con un nombre, saber quién hay detrás de la página.
  • No hay que generar falsas expectativas. Si eres un único profesional y no una empresa con varios trabajadores, ¿por qué tienes que ponerte un nombre de marca y de dominio que dé a entender lo que no eres?, ¿quieres aparentar más de lo que realmente puedes ofrecer?

Internet es muy dado al anonimato y la mejor manera de destacar es precisamente trabajando una fuerte marca personal. Colocando tu foto en varios sitios de tu web, poniendo tu nombre como marca, aportando contenido de gran valor en los post, creando un newsletter… De esta forma, consigues que la gente te siga por lo que tú eres y lo que representas, por la historia que hay detrás de ti y tu testimonio personal. Tu story-telling puede llegar a ser una poderosa arma de SEO.

Muchos consultores, profesionales liberales y trabajadores independientes apuestan por utilizar su nombre como marca de negocio. Las desventajas, como ya hemos apuntado, también pueden ser importantes y llevarnos a apostar por una alternativa a nuestro propio nombre. Por ejemplo:

  • Mi nombre y apellidos son demasiado comunes y no encuentro una fórmula creativa con ellos que me suene bien como marca de negocio.
  • Quiero separar mi nombre, apellidos y vida personal de mi negocio. Quizás porque quiero hacer otras cosas con mi nombre personal.

Alternativas a utilizar tu nombre y apellidos

Cuando te gustaría dejar tu propio nombre al margen de tu negocio unipersonal, quizás porque te gustaría hacer otra cosa con tu marca, dispones de varias alternativas para ponerle nombre a tu negocio. Por ejemplo:

  • El nombre de tu profesión + tu ciudad: por ejemplo, “psicologobarcelona.net”, “gestoriafiscalvalencia.es”. Y cosas por el estilo. Lo malo de esto es que es fácil que la extensión de dominio que busques ya la hayan comprado. Y por otro lado, si muchas personas compran dominios parecidos, posicionar la home por el nombre de tu ciudad no siempre será fácil.
  • Un nombre creativo: se trata de elegir un nombre para tu negocio basado en lo que vendes, o el valor que aportas. Es un nombre de marca, no necesariamente tiene que ser una palabra clave. De hecho, cuanto menos común sea, más te vas a distinguir. Por ejemplo, el nuestro propio: “Hoswedaje”. Es una palabra inventada, pero hace referencia al hospedaje web.

El problema a la hora de elegir dominios es que a veces nos podemos encontrar con que el que queremos está ya ocupado. Puede que ni siquiera se esté utilizando, simplemente lo están revendiendo, y tienen un precio desorbitado, quizás porque ese dominio que se te ha ocurrido tiene mucho potencial.

En estos casos, nosotros lo que te recomendamos es que apuestes siempre por dominios baratos, ya que a menos que tengas una gran empresa, como profesional independiente no te conviene invertir tanto dinero sólo en el nombre de dominio. Es mejor invertir en otros elementos como tener una buena página web que te pueda generar conversiones.

Siéntete a gusto con tu marca

Buscar un nombre de dominio que incluya palabras clave puede ser una estrategia que te sirva durante un tiempo, por ejemplo, para posicionarte muy arriba en unas keywords relacionadas con tu negocio y conseguir muchos suscriptores, que luego te seguirán a donde vayas independientemente de que cambies tu nombre de dominio porque ya no te llegan a través de Google, sino por el e-mail.

Pero lo importante es que te sientas a gusto con la marca o marcas que vayas a trabajar, que todo obedezca al objetivo que tienes en este momento. Si sientes que tu marca no es lo suficiente exclusiva, que no te distingues lo suficiente, que no es creativa, que no le gusta a tus seguidores ni a ti, y te gustaría darle un toque diferente, entonces cámbiala.

¿Estás a gusto con tu marca actual? ¿Estás pensando en comprar tu nombre y apellidos como nombre de dominio? Déjanos tus opiniones en los comentarios.