El verano es una época en la que disfrutar las vacaciones y olvidarse un poco de la rutina del día a día. Normalmente aprovechamos esta época para ir de viaje, para ir a la playa o de excursión a la montaña, por poner algunos ejemplos. Sin embargo, el verano es una época propicia para realizar alguno de esos proyectos que siempre hemos tenido en mente pero nunca hemos tenido oportunidad de iniciar. Por ejemplo, crear tu propio blog.

 

Más tiempo libre

Para muchas personas es casi imposible realizar un blog, aunque quieran. Las obligaciones del día a día lo impiden, pero durante las vacaciones de verano puedes aprovechar las horas muertas del día para poner en marcha ese blog que tanto anhelabas.

 

Compartir experiencias

Crear y mantener un blog o una web no está reñido con disfrutar del verano en forma de viajes o playa. De hecho, el blog es un instrumento con el que podrás compartir estas vivencias con los demás.

 

Contenidos más frescos

El verano da pie a contenidos frescos y divertidos, lo que suele agradar mucho a los visitantes. Además, actualizar no te llevará mucho tiempo y puedes destacar si publicas bastante ya que normalmente en verano todo está más parado, incluidas las actualizaciones en los blogs de la red.

 

Ofertas de alojamiento web

Al ser una época del año en la que la gente suele estar de vacaciones, las empresas de  alojamiento web suelen poner en marcha interesantes promociones para incitar al usuario a contratar sus servicios.

 

Cualquier época es buena

Y qué diablos, cualquier época es buena. Escoge una de las numerosas plataformas que te permiten crear tu blog de forma gratuita o de pago y prepárate para compartir tus experiencias vitales, tus ideas o lo que quieras, con el resto del mundo. Y no dejes tu blog aparcado durante el resto del año.