A mucha gente le ha pasado en algún momento. Compra un dominio web pensando en montar algo, pero con el tiempo lo deja estar y se le olvida que lo tiene. Ese dominio es tuyo y cuando alguien lo escribe en el navegador irá a parar, si no has puesto nada, a una página web del proveedor del hosting que éste pone por defecto. Independientemente de que vayas a empezar o continuar con ese proyecto o no, hay algunas cosas que puedes hacer con un dominio que no usas.

Algunas de estas cosas son útiles y otras no sirven de mucho, pero lo cierto es que siempre es mejor darle una utilidad a un dominio, aunque no nos entusiasme, que tenerlo aparcado sin darle ningún uso. Veamos algunas ideas.

1. Crea una página web sencilla para él

Vale que no vas a crear un blog, ni una página web complicada que te lleve mucho tiempo de trabajo. Pero realmente puedes hacer una página estática, a la antigua usanza, y dejarla ahí por si alguien llega en algún momento. Aunque probablemente no conseguirá mucho tráfico si no la trabajas un poco, lo cierto es que, en función del nicho y las palabras clave que utilices, a lo mejor incluso logras que salga la primera en Google.

Por supuesto, cada vez hay más competencia en las SERPS y no te va a resultar fácil posicionar, sin más, una página estática. Necesitarás colocarle algunos enlaces externos y trabajar bien el contenido. Con todo, si resulta que apenas hay competencia en ese nicho, puedes aprovechar ese dominio todavía y olvidarte de él.

2. Ponle publicidad o enlaces de afiliados

No queremos decir que empieces a poner un montón de anuncios de Google Adsense, porque además si es una web recién creada no te lo va a permitir. Google defiende el contenido y las páginas puramente publicitarias no tienen ningún éxito a la hora de posicionarse. Ahora bien, si has creado contenido y no piensas utilizar ese dominio ni esa web para nada, trata de sacarle algún partido introduciéndole anuncios, aunque no sean de Google Adsense.

Pueden ser por ejemplo enlaces de afiliados. Imagínate que tu web, que has creado en un dominio poco interesante que no estás trabajando mucho, trata sobre turismo rural en el Bierzo. ¿Por qué introducir algún enlace de afiliados de algún buscador de hoteles o comparador donde la gente pueda buscar un hotel en El Bierzo? Si se posiciona bien, ganarás comisiones cada vez que alguien se apunte a través de tu página.

3. Utilízalo para posicionar otra página

Vale, no te interesa utilizar esos dominios .com que has comprado. No tienes mucha idea de qué poner en esas páginas. Entonces, puedes utilizarlas para introducir algún enlace hacia una página web tuya que sí tengas más trabajada y que sí te interese posicionar. Ojo, no decimos que pongas un montón de enlaces, o que no pongas algo de contenido en la web.

Si quieres que Google valore bien ese enlace, tendrás que trabajar mínimamente esas páginas, crear 2 o 3 artículos, algunos enlaces externos y procurar que no sean muy publicitarias. Al menos, estarás utilizando buenos dominios .com para posicionar una página que sí te interesa. Eso sí, es recomendable que sean hosting con diferentes IP.

4. Redirecciona el dominio hacia otro dominio

Esta opción no tiene mucha utilidad, ya que realmente estarás desaprovechando un dominio. Sólo lo haces por si alguien se equivoca y lo escribe en el navegador. No te va a aportar muchas visitas si redirecciones un dominio que no usas hacia un dominio que tiene una página que sí utilizas. Ahora bien, mejor es eso que nada.

Imagínate que ya le has dado ese dominio a otras personas, o quizás estabas utilizando ese dominio antiguamente, pero ahora ya no lo usas. Habrá gente que siga llegando, o a lo mejor tienes enlaces de páginas que están apuntando hacia ese nombre de dominio. No hace falta que lo elimines, puedes aprovecharlo para que al menos la gente que ya conoce no se confunda. A largo plazo, sin embargo, si no lo usas, quizás no te importe eliminarlo.

5. Cancela o revende tu dominio

Quizás tienes un dominio, pero no quieres utilizarlo tú y no sabes qué hacer con él. Si tiene un nombre interesante, a lo mejor alguien estaría dispuesto a comprarlo o a hacer una puja por él. Busca plataformas para vender tus dominios y tratar de conseguir venderlo. Esto no te va a resultar nada fácil si no es un nombre que tenga mucho interés, o sea un dominio que ya cuenta con algo de PageRank.

Otra opción que puedes tener en cuenta es pasarte a un plan reseller y utilizar el dominio para que lo utilice alguno de tus clientes, si crees que puede servirle.

Y por supuesto, queda la última opción, que consiste en cancelar el dominio porque no vas a continuar utilizándolo, lo cual puede ser una buena solución si no te termina de gustar y prefieres usar otro más interesante que ahora tienes en mente.

¿Y tú, qué haces con un dominio que ya no te sirve de mucho? ¿Cuál es la opción que prefieres?