Los servicios gratuitos de alojamiento web son, o eran, algunos de los más reclamados por los usuarios más novatos. Este tipo de servidores suponían una oportunidad para cualquier persona para tener de forma sencilla y gratuita su propia página web. Sin embargo, este tipo de ofertas también tenían sus inconvenientes, sobre todo en lo referente a la publicidad.

 

Las empresas de alojamiento web que ofrecen este tipo de servicios gratuitos incluyen publicidad en nuestra página web como modo para generar ganancias (ya que no les pagamos, esta es una de sus formas para generar ingresos). Lo que parece un  pequeño inconveniente compatible con el éxito, pronto se deriva en un problema bastante mayor.

 

Página plagada de publicidad

La publicidad que incluyen estas compañías en nuestra web es la que eligen ellas mismas, en cuanto a contenido y cantidad. Es decir, pueden poner banners de productos que poco tengan que ver con nuestra web, y pueden ponerlos en los lugares que quieran y en la cantidad que quieran. Esto se traduce finalmente en una página web llena de anuncios absurdos y que desvirtúan totalmente la apariencia y el contenido de nuestra web. Esto radica en una peor navegabilidad de la web, es decir, a los usuarios les resultará muy complicado e incómodo navegar por nuestra página y probablemente no vuelvan.

 

Cero ingresos

Con este tipo de publicidad los ingresos son todos para la compañía encargada de ofrecer el alojamiento web y para la empresa que incluye la publicidad (en caso de que no sean los mismos). Por mucho éxito que tengamos en nuestra web, y por muchas visitas y clicks que generemos, no vamos a ver ni un solo euro de esa publicidad.

 

Precio

Es evidente que no hay nada barato que lo que es gratis, pero no es menos cierto que lo más barato a veces sale caro. Este es uno de esos casos ya que este tipo de alojamientos limita enormemente nuestra actividad. Por un pequeño monto económico podemos tener acceso a servidores dedicados de mucha mayor calidad y en los que podemos generar ganancias incluyendo la publicidad de Google o aquella que consideremos oportuna. Es decir, que a poco que nuestra web tenga éxito podremos generar en publicidad más de lo que gastemos en el alojamiento.