Las pop up shops o pop up stores son tiendas que se emplazan de forma efímera en algún lugar físico. Las pop up shops suelen surgir de la colaboración entre profesionales y emprendedores de sectores muy variados, y tienen como objetivo la promoción de las actividades profesionales más allá de los canales online tradicionales o del emplazamiento físico habitual de la tienda.

 

Generalmente, las pop up stores tienen algún tipo de reclamo y pueden complementarse con otro tipo de eventos, por ejemplo fiestas o conferencias privadas. Todo esto está muy bien pero, ¿cómo pueden ayudar las pop up stores a mejorar los resultados de tu tienda online?

 

Puedes crear pop up shops de diferentes temáticas y colaborar con otros profesionales y coworkers de otros sectores para desarrollar otros eventos del mismo tipo. Es decir, establecer alianzas importantes para el desarrollo de tu tienda online

 

Las pop up shops te permiten mostrar tus productos en la localización que tú elijas (contando con los permisos necesarios, por supuesto). Además, el ser tiendas temporales permiten adaptar mucho más fácilmente la decoración o el estilo a la temática o los productos que se presentan en ella.

 

Por otro lado, dotan a los productos de un valor añadido. Por ejemplo, tienes una tienda en un hosting PrestaShop con un catálogo de productos muy interesantes, pero no logras darles salida. Quizá con un mejor emplazamiento, una mejor publicidad, un trato de tú a tú y otro tipo de llamadas a la acción consigas darles a esos productos un valor añadido. A esto ayuda también el hecho de que las pop up stores son efímeras, es decir, los productos solo están disponibles en ellas por tiempo limitado (aunque luego lo estén permanentemente en la tienda online).

 

Estas tiendas efímeras tienen también una enorme capacidad viral. Si los promocionas adecuadamente en las redes sociales, los eventos temporales como estos captan el interés de muchos curiosos que buscan algo diferente  y original.

 

Otra de las ventajas es que los clientes habituales de tu tienda online te pueden poner cara y tratar directamente con los profesionales y con el producto. Si algo puede echar de menos el consumidor en el automatizado sistema de compra de las tiendas online, es esa posibilidad de interactuar con el producto y con el vendedor.

 

Sea como fuere, son una tendencia que surgió hace unos 15 años en Estados Unidos, Australia y Japón, y que cada vez viene pisando más fuerte como herramienta de promoción y venta.