Desde hace tiempo se ha especulado con que si Facebook es propiedad de la CIA, que si las redes sociales en general son instrumentos de los gobiernos para mantener controladas a las personas y saber cómo somos y lo que hacemos en cada momento…  Ahora, con la confirmación del programa de espionaje PRISM llevado a cabo por el gobierno de los EE.UU, los peores augurios se han convertido en realidad.

 

La paranoia ha crecido exponencialmente entre los usuarios al enterarse de que el programa PRISM ha pedido a Facebook información sobre más de 50.000 clientes. También Microsoft ha sido una de las afectadas por esta política de regulación de internet. Apple, por su parte, ha sido “invitada” a facilitar los datos de más de 5.000 usuarios. La privacidad de los internautas está más en entredicho que nunca.

 

Eliminar datos personales de internet

A raíz de esta situación están surgiendo muchas iniciativas individuales y organizaciones colectivas que luchan en pos de la seguridad y el anonimato de nuestros datos en la red. Algunas como DisconnectMe borra las identidades en línea de los usuarios. Otros, como el motor de búsqueda DuckDuckGo no guardan la dirección IP de sus visitantes.

 

Desde el gobierno de Estados Unidos ya han afirmado que este tipo de programas son utilizados únicamente por hackers y piratas informáticos, pero desde distintos portavoces de las compañías han manifestado que es ilógico y absurdo pensar que solo los delincuentes usarían herramientas para proteger su intimidad

 

La mayoría no somos aún conscientes de la cantidad de datos que dejamos por internet y la fácil que resulta seguir nuestro rastro online. Quizás lo que no queríamos creer es que cualquiera de nosotros es mucho más potencialmente espiable de lo que creemos.

 

Y vosotros, ¿os seguís fiando de las redes sociales?