El inventor del ratón, Douglas Engelbart, ha fallecido a los 88 años de edad en su casa de California. La noticia de su muerte no ha sorprendido tanto por el fallecimiento en sí, sino porque ha trascendido que el creador de tan usado periférico jamás cobró un solo euro por su creación. Otro más al saco de las patentes no aprovechadas, otro visionario, otro potencial millonario que ha dejado que la fama y el dinero se lo lleven otros.

 

Douglas Engelbart inventó el ratón de ordenador a finales de la década de los 60. Su diseño era similar al actual. Una pequeña caja se unía al ordenador mediante un cable de forma que permitía a un cursor moverse por la pantalla respondiendo a los movimientos de dicha «caja». Le llamó ratón debido a que el cable que le unía al ordenador se asemejaba a la cola de un ratón. Siguiendo con su terminología animal, al cursor le denominó «bicho».

 

En el año 1970, Engelbart consiguió registrar la patente del periférico, pero en aquel momento su uso era muy limitado. En aquella época los ordenadores eran supermáquinas que se controlaban mediante otro tipo de dispositivos mucho más complejos, pero con el paso del tiempo su invento fue haciéndose poco a poco más solicitado. Así fue como en 1984 Apple le compró la patente del ratón por 40.000 dólares, de los cuales Engelbart no vio un solo euro, ya que fueron a parar a su laboratorio de investigación.

 

Un hombre visionario

A pesar de que casi nunca percibió una gratificación económica por sus creaciones, Douglas Engelbart es considerado como uno de los mayores visionarios tecnológicos de los últimos tiempos. A su figura se atribuyen hechos tan importantes como los primeros pasos en el desarrollo de internet, los gráficos bitmap, y muchas otras aplicaciones que con el tiempo otras compañías más potentes terminaron perfeccionando y explotando.