Finalmente, tras mucho esperar y tras muchas esperanzas invertidas, Google Drive no estará disponible para Linux. Al gigante de internet no parece interesarle adaptar su plataforma Google Drive al sistema operativo creado por Linus Torvalds, pero afortunadamente los usuarios de este sistema van a poder disfrutar de otro servicio  similar al que ofrece Google Drive, llamado Insync. La principal diferencia con Google Drive es que Insync es de pago.

 

Aquellos que hayan elegido un hosting Linux, como decimos, no podrán disfrutar, al menos por el momento, de las prestaciones de Google Drive, pero sí lo harán de Insync, un nuevo «sistema» o «plataforma» que, a cambio de un único pago de 9.95 euros permite:

–          Podremos disfrutar de un soporte apto para distintas plataformas, ya sea Linux como Windows, Mac Os…

–          Sincronizar archivos y carpetas

–          Diferentes cuentas.

–          Posibilidad de acceder a Google Docs sin conexión y para pasar los archivos de formato Google a formatos de tipo Microsoft.

 

Hay que matizar que los 9.95 euros son por cada cuenta de Google que deseemos añadir, cuidado con esto. Insync ya ha dejado de estar en versión BETA y ya está disponible desde la propia página de la compañía.

 

Personalmente, el precio nos parece un poco caro aunque el servicio y la empresa sean de fiar. Ahora mismo Google Drive, gratis, nos permite disfrutar de 15 Gb de espacio para nuestros archivos guardados, y permite por menos de 5 euros aumentar esa capacidad hasta más de 100 Gb de información y archivos. Ahora, los usuarios de Linux quizá deban decantarse por Insync. O, al menos, contratar la versión de prueba de 15 días que tenemos disponible antes de comprar definitivamente el producto.