Las grandes empresas y los poderes que rigen nuestras vidas en la sombra nunca descansan. Normalmente a estos grupos de presión no les ha resultado difícil a lo largo de la historia controlar los diferentes medios de comunicación. Sin embargo, el nacimiento de internet supuso un golpe a sus intereses. Un medio libre crecía cada vez más, un medio donde cualquier persona podía dar su opinión y leer las opiniones de otras personas, por muy lejos que estuvieran físicamente. Una plataforma tan inmensa que no sabían cómo controlar.

 

Los blogs han sido desde siempre una de las herramientas que ofrece internet para expresarse. Hoy en día cualquiera puede tener un blog pero, ¿todavía se puede expresar uno libremente? Pues seguro que muchos te responden negativamente.

 

Evidentemente, una vez que los grupos de presión (sobre todo norteamericanos) se dieron cuenta del peligro potencial para sus ideales que suponía internet en general y las plataformas como WordPress en particular, y decidieron actuar. No olvidéis que los intereses de estos grupos es el pensamiento único, no la diversidad de opiniones que ofrece internet y que exprime WordPress.

 

Así, con el tiempo han ido surgiendo leyes como la DMCA (Digital Millenium Copyright Act), que regula las publicaciones en internet y protege ante las infracciones de copyright. El gran problema es que esta ley está siendo utilizada de forma negligente por muchas empresas y WordPress se ha plantado.

 

El conocido CMS ha instado a sus usuarios a luchar conjuntamente contra las falsas denuncias por quebrantamiento de copyright. Estas denuncias son realizadas por empresas interesadas en que desaparezca cierta información, por lo tanto proceden a realizar una denuncia por infracción de copyright falsa, que en muchas ocasiones termina en la eliminación de los contenidos o, peor aún, del blog.

 

WordPress no quiere que estos grupos de presión sigan silenciando las voces de sus usuarios ni aprovechándose de las lagunas de la DMCA para censurar y eliminar contenidos que no son de su agrado. Para ello encomienda a los usuarios unirse y hacer causa común hasta que la legislación cambie y evite estas prácticas negligentes de ciertas empresas.

 

Esperamos que aquellos que tengáis una web en un hosting WordPress o en cualquier otra plataforma nunca os hayáis tenido que enfrentar a este tipo de situaciones pero, si os ocurre, sabed que WordPress está de vuestra parte.