En este post nos gustaría hablarte sobre el método lean y su relación con el comercio electrónico y creación de tiendas online.

Se nos ha hecho siempre mucho énfasis en la necesidad de estudiar el mercado antes de lanzar un negocio, ya sea una tienda online o cualquier tipo de empresa.

Aunque no deja de ser muy importante, en los últimos tiempos se ha ido imponiendo más una ‘filosofía start up’, también conocida como “método lean”.

El método lean consiste en la aceleración de los procesos de lanzamiento de productos o servicios, sin necesidad de realizar una enorme cantidad estudios previos.

Sin embargo, tratar de crear un negocio con pocos recursos y de manera ágil no significa en absoluto que no debamos estudiar el mercado antes de lanzar, por ejemplo, una tienda online.

Empezar con poco no significa necesariamente empezar mal

Una tienda online implica más responsabilidades que un blog. Y también es más complicada de empezar que una web de servicios profesionales. Hace falta planificación e inversión.

No se trata simplemente de subir una base de datos de productos a un Prestashop y esperar a que la gente empiece a comprar.

  • Hay diversas obligaciones legales que cumplir y de las que tienes que estar informado.
  • Es fundamental que encuentres uno o más proveedores y te informes bien sobre precios y características.
  • Debes dedicar horas y horas de trabajo a optimizar las páginas de los productos, diseñar una buena tienda online y estar informado de todo lo que puedas en comercio electrónico.
  • Hay que estudiar a la competencia en Internet y trazar un plan de marketing que te ayude a situarte donde realmente quieres.
  • Debes solucionar asuntos sobre logística y atención al cliente de cara a que tu negocio resulte competitivo y rentable.

No obstante, no necesariamente has de hacer una gran inversión previa en compra de productos a mayoristas, cuando todavía no sabes si realmente tu proyecto tiene futuro.

El método lean en e-commerce: ir de menos a más

Cuando apostamos por el ‘método lean’, significa que vas a tener primero en cuenta al mercado y después adaptarte a sus reacciones. No pierdes el tiempo en hacer previsiones. Antes de hacer una gran inversión, de pedir un préstamo al banco o buscar inversores, puedes ir desarrollando tareas que te permitirán tener algo tangible.

  • Con los conocimientos adecuados, no necesitas necesariamente encargar una tienda online por 1000-2000 euros a una empresa informática. Mediante tutoriales puedes instalar un Prestashop y empezar a vender en Internet. Más adelante, cuando dispongas de suficiente capital, te podrás permitir contratar a terceros para que te hagan un buen diseño.
  • No te hace falta lanzar una gran campaña de publicidad en la que te gastes miles y miles de euros para el lanzamiento. Puedes invertir en Adwords, pero no necesariamente gastarte una gran cantidad. También puedes ir mejorando el posicionamiento orgánico de tu página poco a poco.
  • Tampoco necesitas gastarte un dineral en hacer complejos estudios de mercado. Con algunos conocimientos de SEO, investigando a la competencia y diseñando una buena estrategia de marketing, puedes llegar a posicionarte bien en un plazo razonable.
  • Incluso a la hora de adquirir nuevos conocimientos, hoy lo tienes mucho más fácil a través de Internet. Ni siquiera necesitas aprender PHP para montar una tienda online, aunque siempre viene bien. Simplemente te hace falta manejar bien Prestashop y utilizar los módulos adecuados.
  • Si consigues vender por dropshipping, debes estudiar si te interesa invertir en stock. Quizás obtendrías más beneficio comprando en stock los productos que más se venden ahora mismo por dropshipping y te están dejando mejor margen.

En otras palabras: buscas la eficiencia máxima, y los mínimos costes, intentando ‘suponer’ lo menos posible, y tomar decisiones en función de la respuesta que te dan tus usuarios.

Tecnología, hosting y escalabilidad

Lo mismo que aplicamos al tema de productos, debemos aplicarlo a la elección de la tecnología utilizada. Quizás empieces con un Prestashop, instalado en un hosting compartido o en un VPS Prestashop, pero más adelante, en función de las necesidades de tu tienda online, podrías plantearte pasarte a un servidor dedicado.

El error a la hora de hacer negocios con el método lean es pensar que, si no puedes permitirte una gran inversión previa en un servidor dedicado, si no empiezas con lo mejor de lo mejor y lo más caro, no puedes empezar.

No hace falta empezar con un súper servidor dedicado de última generación porque el primer día que lances tu tienda online vas a tener 0 visitas.

No queremos decir que no se puedan conseguir grandes resultados con una gran inversión previa para conseguir más resultados en menos tiempo. El problema es que es posible que te acabes gastando más dinero del necesario porque a priori no sabías qué es lo que iba a funcionar mejor.

La cuestión aquí es que no todo el mundo se lo puede permitir, pero ya no tienes las limitaciones que tenías en el pasado (antes de Internet) para lanzar un negocio. Puedes empezar con unos costes reducidos e ir escalando hasta que puedas posicionarte en un buen lugar del mercado.

Tienes todo lo que necesitas realmente para empezar tu tienda online con el método lean. La información está a tu alcance. Sólo necesitas una buena estrategia, un plan de acción y ponerte a trabajar.