Todos conocemos la importancia que tiene hoy día estar en las redes sociales, pero no todo el mundo se lo toma en serio. Una cosa es decirlo y otra hacerlo. Sin embargo, cada vez nos damos cuenta de que los empleadores se fijan más en aquello que estás demostrando que sabemos hacer a través de Internet que de aquello que contamos en un currículo, pero que carece del respaldo de nuestra presencia online.

No queremos decir que el currículo haya perdido sentido en todos los empleos, hay muchos en los que sigue siendo imprescindible. Sin embargo, hoy día se valora mucho al profesional que tiene una marca online y está poniendo sus conocimientos a disposición de los demás utilizando un blog como herramienta.

¿Por qué es tan importante desarrollar un blog? ¿Cómo puedes montar un blog profesional y bien hecho para dar buena imagen y conseguir llegar a tus posibles empleadores? Veamos algunos puntos que debes tener en cuenta.

Primero: elige el tema de tu blog

Esto parece sencillo, pero no lo es. Hay mucha gente que tiene un blog desde que empiezan en la universidad, pero lo utilizan para hablar de temas personales. Unas veces hablan de política, otras de fútbol, otras de religión y acaba convirtiéndose en un cajón de sastre que, desde el punto de vista de la marca personal, además supone un lastre si quiere conseguir llamar la atención.

Piensa en lo que pensarán tus posibles jefes cuando escriban tu nombre en Google y vean que tienes un blog, pero que no trata de ningún tema en concreto. Sabiendo que eso va a suceder, lo mejor es abrir un blog y que éste tenga que ver con tu especialidad y carrera, ya que estarás demostrando con tus artículos que sabes hacer bien tu trabajo.

Segundo: compra un dominio con tu nombre

Lo hemos hablado muchas veces. Para la marca personal, la mejor estrategia es que compres el dominio con tu propio nombre y apellido o apellidos. Puedes comprar un dominio .com, pero si éste ya estuviera comprado, puedes también comprar dominio .es, o bien inventarte algún acrónimo con tu nombre que quede bien.

El dominio te ayudará a posicionarte en el primer lugar de Google, ya que si creas contenido, al tener tu nombre personal como dominio, te será más fácil posicionarte frente a otras personas que se llamen de forma parecida. De todos modos, insistimos: si te apellidas García, Martínez o con apellidos muy comunes, busca una solución original que te ayude a posicionar más fácilmente.

Tercero: instala tu blog en WordPress

Puedes hacerlo de manera manual, o directamente, contratar un hosting que lo tenga ya instalado como aplicación y solo tengas que seguir unos sencillos pasos para empezar a personalizar WordPress. Si tienes dudas a este respecto, puedes consultarlas con nuestro soporte técnico o visitar los artículos que hemos escrito sobre WordPress en este blog.

Te recomendamos WordPress porque es el diseño que más suelen utilizar los expertos en blogs. Blogger tiene menos funcionalidades, los diseños no son tan cucos y además es más bien de ámbito personal, mientras que WordPress te abre muchas más posibilidades.

Cuarto: compra una plantilla y personalízala

Lo más adecuado para causar buena impresión es que tu blog no tenga una plantilla gratuita de WordPress de esas que hemos visto cientos de veces en tantos blogs de mala calidad. Compra una plantilla de pago, si puede ser temática, relacionada con el tema del que trate tu blog. Busca que sea original, que no sea la misma que utiliza otro blog, y si es así, cámbiale los colores en el archivo CSS.

Quizás no tengas muchos conocimientos de PHP, CSS, HTML… pero con WordPress podrás hacer cambios y personalizar tu plantilla de forma sencilla. Además, una plantilla con framework te dará multitud de posibilidades de personalización.

Cinco: empieza a escribir

Cuando la parte técnica esté terminada, ya puedes empezar. Demuestra los conocimientos del tema en el que te estás especializando, pensando en que lo van a leer futuros empleadores, o clientes si decides montártelo por tu cuenta.

Aprender a escribir bien y de forma sencilla es esencial, pero además tienes que acostumbrarte a ser constante, ya que publicar un par de artículos cada 3 meses no te servirá de mucho. Tómatelo como una obligación, como un trabajo que estás haciendo, ya que si lo haces sólo como afición, es probable que sólo escribas cuando te apetezca o cuando estés inspirado.

Aprovecha las horas de inspiración para escribir más de un artículo si puedes. Y por supuesto, apuesta por los contenidos de calidad, piensa que tus futuros empleadores lo van a leer, o que se lo estás contando a tus colegas de profesión. Debes demostrar quién eres, qué tienes que decir y enseñar a tus lectores tu valía como profesional.

¿Estás desarrollando un blog profesional? ¿Te gustaría crear uno? Te invitamos a que nos dejes tus dudas sobre cómo crear un blog con WordPress o cualquier tema en el que te podamos ayudar.