El tráfico orgánico es aquel que recibe un sitio web de manera natural. La propia constitución de la web, sus características y sus contenidos, así como la relevancia que ha ido cobrando a lo largo del tiempo, permiten que se posicione de manera natural en una determinada posición durante un tiempo. El posicionamiento orgánico puede mejorar o empeorar. Pero es el resultado de haber trabajado profundamente en un sitio web.

Distinguimos el posicionamiento orgánico del posicionamiento inorgánico en que éste último no depende exclusivamente de la calidad y el contenido de la web, sino también del precio pagado. Es lo que sucede cuando hacemos una campaña de Google Adwords y posicionamos nuestro anuncio en el primer puesto para una palabra clave: ese posicionamiento no es orgánico.

Claves para mejorar tu posicionamiento orgánico

Rugby

En este post nos gustaría analizar algunos aspectos importantes que debes considerar para mejorar el posicionamiento orgánico de tu web. O si vas a empezar el sitio desde cero, como el tráfico que recibes será todavía muy bajo, empezar a conseguir tráfico orgánico de calidad para tu sitio web.

Compra el dominio adecuado

Nuestra experiencia en SEO nos indica que es mejor comprar un dominio que incluya palabras clave a uno muy genérico. En todo caso, también será importante que esas palabras clave no tengan una excesiva competencia, pues si no será muy complicado posicionarse.

Te aconsejamos comprar dominios .com, en lugar de utilizar los subdominios que ofrecen algunas plataformas de creación de blogs y páginas webs como WordPress.com, Blogger.com o Weebly.es

Crea contenido de mucha calidad

El contenido es el rey y es lo que más debería importarte para conseguir un buen posicionamiento orgánico. Piensa en las SERP (resultados de búsqueda de Google) y cómo se organizan. Si utilizas cualquier ejemplo, verás que muchas veces el artículo más largo, más atractivo, que carga más rápido, que tiene más interacciones y está en un dominio con mucha relevancia es el que está posicionado primero.

Eso es posicionamiento orgánico. Ese artículo probablemente se haya escrito hace un par de años, y sin embargo, todavía está en el primer puesto. Eso se debe a un conjunto amplio de factores, pero donde el contenido es la clave principal. Crea contenidos de alta calidad, no pierdas el tiempo creando texto-basura de 200 palabras, porque eso no te permitirá posicionarte muy alto.

Consigue enlaces naturales

En lugar de conseguir cientos o miles de enlaces de sitios de poca calidad, es mejor escribir algunos contenidos de mucha calidad enlazando a tu sitio. Puedes hacerlo de muchas formas: escribiendo tú los contenidos, citando a otras páginas o blogs para lograr que te citen a ti también, o contactando con tus “influencers” para que los escriban ellos y te pongan el enlace, dentro de una campaña de “blogger outreach”.

Trabaja el marketing social

Google ve con buenos ojos los contenidos muy compartidos en redes sociales. Por eso, conviene que hagas una serie de actividades de marketing social enfocadas a conseguir más likes, tuits, retuits y shares en los contenidos que publicas. Ten por seguro que un artículo que valora mucho el público y que por tanto se ha compartido mucho tendrá un buen posicionamiento, teniendo en cuenta también la competencia que tenga para esas palabras clave.

Crea un buen diseño

Si el diseño de tu web o blog es atractivo y reúne algunos requisitos imprescindibles de usabilidad, será más fácil que los usuarios lean los contenidos. Cuando los usuarios leen, interactúan o comparten tus contenidos, estás reduciendo la tasa de rebote de tus páginas. La tasa de rebote hace referencia al porcentaje de usuarios que entran en tu página e inmediatamente la abandonan. Cuando se reduce la tasa de rebote de tus páginas, eso significa que los usuarios están valorando más tu web y pasan más tiempo en ella.

Google no sólo se enfoca en aspectos internos de la página para considerar el posicionamiento de una web, sino también en la tasa de rebote. Si reduces la tasa de rebote, estarás mejorando también el posicionamiento orgánico de tus páginas.

Rellena las meta-etiquetas adecuadamente

Las meta-etiquetas son datos enfocados a los motores de búsqueda. Hablamos del meta-title, la url y el meta-description como los más importantes. Las meta-keywords ya no tienen tanto valor. Pero es importante que rellenes bien los otros, incluyendo las palabras clave que más te interesan y dándole también un enfoque en el usuario, creando un texto coherente.

Cuando las meta-etiquetas guardan relación con tus contenidos, te posicionas mejor para las palabras clave porque le estás indicando a Google de qué trata dicha página. Pero también estás informando a los usuarios de qué se van a encontrar en tu página, con lo que facilitas que luego no se lleven una sorpresa, reduciendo así en parte la tasa de rebote.

Siguiendo estos pasos, podrás mejorar el tráfico orgánico que llega hasta tu web o blog, incidiendo de manera importante en tu posicionamiento. Google tarda algún tiempo en actualizar los cambios que hayas realizado. Ten paciencia y sigue generando contenido de calidad para tener una web mejor posicionada.

¿Estás realizando alguna de estas cosas para mejorar tu posicionamiento orgánico? ¿Qué más sugieres?