Durante los últimos años han ido surgiendo toda una inmensa variedad de dominios con extensiones curiosas. Por ejemplo, ahí están los .moda, los .bike, los .fútbol o los .tienda, que aunque su uso no se ha extendido demasiado, no dejan de llamar la atención por su notable efecto en los usuarios y especialmente por su valor característico de posicionamiento para una palabra clave.

A la hora de abrir un nuevo proyecto web, es lógico que el usuario se pregunte si le convendría utilizar este tipo de dominios web con extensiones que hagan referencia a la actividad, o por el contrario, deberían decantarse por los .com, los .es y los .net de toda la vida, que es a lo que la gente está más acostumbrada.

En este post vamos a tratar de prestarnos nuestra ayuda y consejo para tomar esta decisión, ya que sabemos que este tipo de dominios plantea muchas dudas en los usuarios y tienen tanto sus ventajas como sus inconvenientes.

¿Debería comprar un dominio con extensión de actividad?

Existen razones a favor y en contra para comprar este tipo de dominios, pero vamos a partir del principio de que cada proyecto web tiene unas necesidades diferentes. Sólo si entendemos esto estaremos en condiciones de elegir la extensión más adecuada para nuestro dominio.

Lo bueno de este tipo de dominios es, por ejemplo, que existen palabras clave muy importantes que todavía están libres, mientras que el entorno de los nombres de dominio en los .com está bastante más saturado. En ese sentido, que surjan nuevas extensiones siempre es positivo.

No obstante, si uno quiere hacerse con ese tipo de dominios, ha de tener en cuenta que hay un mercado muy competitivo de compra-venta de dominios, donde mucha gente compra dominios para revenderlos más tarde, en la medida en que su precio puede volverse mucho más elevado, dada la escasez de dominios de tanto nivel.

¿Qué valor tienen este tipo de extensiones de dominio?

Hay extensiones que en su momento tenían importancia, como el .biz, pero que pronto fueron perdiendo fuelle en beneficio de otras extensiones. Por tanto, el valor que tenga una extensión está en gran parte determinado por la importancia que le dan los usuarios.

Uno de los defectos de los dominios cuya extensión hace referencia a la actividad es que pueden ser complicados de recordar. La gente se ha acostumbrado a los .com y a los .es. Decir que el dominio de la web de tu empresa es .technology es complicarle un poco la vida al usuario, no tanto al que accede a través de Google, sino a esa persona a la que le dices la dirección de tu web en una comida, una reunión de trabajo o una feria sectorial.

Como factor diferenciador, decir que tu dominio es .photography puede quedar muy bien, pero al final lo que importa realmente es si estamos facilitando la tarea al usuario o complicándosela.

Geolocalización y dominios .ciudad

En teoría, cuanto más fácil sea el dominio, incluyendo la extensión, mejor efecto va a tener desde el punto de vista de la marca. No hay que complicarse mucho la vida. Quizás tu empresa pueda conformarse con comprar dominio .es, si te diriges a clientes de toda España.

No obstante, imaginemos que eres un negocio local y el núcleo principal de tus clientes está en Madrid. ¿No sería conveniente que tu extensión de dominio fuera .madrid?

Cada cual tiene sus opiniones, pero vamos a intentar aclarar un punto. La extensión del dominio es sólo una pequeñísima parte de cómo Google posiciona tu página. Si pones que tu página tenga una extensión de dominio con el nombre de tu ciudad, pero resulta que tus clientes pueden ser también de Barcelona o de Jerez de la Frontera, evidentemente no tiene ningún sentido.

Perfectamente se puede posicionar una página .es o .com para las búsquedas desde Madrid, si ponemos nuestro empeño no simplemente en el dominio web, sino en los contenidos de la página, que deben estar optimizados para los usuarios que vienen de esa procedencia geográfica. La extensión de dominio es un detalle importante, una forma de incluir una palabra clave más en el nombre de dominio completo. Pero no es lo más determinante si descuidamos el SEO y la calidad de contenidos de nuestra página.

Los dominios con extensión de actividad, mucho más caros

Es muy importante tener claro por qué hacemos las cosas. Si tenemos un proyecto web pequeño, no es esencial estar pagando 30 o 40 euros al año por un dominio web. Quizás sí lo sea para una empresa potente que está compitiendo en ese nicho, para lo cual sí te lo recomendamos. Pero no si tienes un pequeño presupuesto. Es por ejemplo mucho más importante que inviertas en un buen hosting que te vaya rápido, ya que la extensión de dominio no es algo tan determinante.

En la red te puedes encontrar perfectamente decenas de proyectos exitosos, de gente que está ganando grandes cantidades de dinero y que está especialmente bien posicionada, cuyo dominio es un .com o un .es de toda la vida.

¿Qué opinas sobre los dominios que hacen referencia a la actividad, o a la localización geográfica? ¿Crees que es un aspecto muy importante de cara al posicionamiento de la web?