Es un hecho objetivo que muchos de los problemas relacionados con la poca velocidad de los hosting web tienen que ver con la falta de discos SSD. La velocidad de lectura y escritura es un factor mucho más importante que la memoria RAM, por lo que hemos de considerar ésta una de las prioridades necesarias a la hora de contratar un hosting.

No obstante, incluso si tu página web está en un servicio de alojamiento con discos SSD, eso no significa que esté exenta de experimentar problemas de velocidad en algún momento dado. No hay que olvidar que la baja velocidad de carga de una página es un factor que influye negativamente en el SEO.

Vamos a indicarte algunos de los motivos por los que puede tu sitio web esté experimentando dificultades de velocidad.

Exceso de imágenes pesadas y banners

Uno de los motivos por los que puede que una página web esté cargando lenta es debido a un exceso de imágenes pesadas. Cuando tú entras a una página web, todo lo que ves ahí tiene un peso en kb. El peso del texto puede ser ínfimo, lo mismo el del HTML, etc. Por eso, hay muchas páginas que siguen diseños muy ligeros orientados a brindar una gran velocidad de carga.

Las imágenes, los vídeos y los banners son lo que más puede pesar. Es importante, por tanto, racionalizar su uso y sus dimensiones. No es lo mismo que indiquemos que la imagen tiene unas dimensiones mediante etiquetas de HTML, que reducir el tamaño de la imagen realmente a través de un programa de diseño gráfico. Si quieres que pese menos, hazla más pequeña y que luego se pueda ampliar en otra ventana.

Por otro lado, los banners ya no son la fórmula publicitaria más útil, ya que puede resultar enormemente intrusiva. Lo más recomendable es dejarlos de lado y utilizarlos sólo para casos muy puntuales. Las páginas con muchas ventanas emergentes es fácil que puedan resultar poco atractivas para el usuario.

Mala disposición del código

Si utilizas la herramienta Page Speed Insights de Google, te darás cuenta de que a veces la disposición del código puede también ralentizar la página, tanto en dispositivos móviles como en la versión para ordenadores. El JavaScript puede bloquear la visualización del contenido y el CSS, cuando viene situado en páginas y no en el archivo de estilos, puede también hacer un poco más lenta la lectura de esa página.

En caso de que te encuentres en esta situación, es muy probable que necesites un programador que revise el código de tu página web para mejorar la velocidad en este aspecto.

Demasiadas conexiones simultáneas

Una página puede tardar mucho tiempo en cargar cuando se está sobreutilizando el servicio contratado. Esto no depende del servidor, sino de la acción del cliente, que en este caso será la actividad de los usuarios que estén navegando por el sitio web.

Cuando se produce un exceso de peticiones simultáneas, de muchas personas que desean acceder a la página, se consumen recursos. Cada vez que se hacen llamadas PHP o a una base de datos, se están consumiendo recursos. Muchos usuarios, al mismo tiempo, realizando acciones similares, hace que el servidor empiece a dar problemas de velocidad para esa cuenta de hosting.

Muchas veces no es problema del servidor, sino del hecho de que se trate de un hosting compartido con otros usuarios. Si lo que queremos es tener una alta velocidad y que nuestra página web esté totalmente aislada, lo mejor es que apostemos por un VPS barato.

Falta de compresión del código

Muchos de los archivos que conforman tu página web podrían estar comprimidos a gzip antes de que se envíen para su descarga. Si los recursos de la página que se pueden comprimir no están comprimidos, la descarga de esos recursos se hará más lenta y eso hará que la página tarde más tiempo en cargar.

La compresión gzip se puede hacer por ejemplo a través del archivo .htaccess, o bien, si utilizamos un CMS como WordPress, existen también plugins que nos permiten hacerlo de manera sencilla.

No estás utilizando el servidor adecuado

Otra de las pesadillas para la velocidad de una página es que estés no simplemente utilizando un hosting compartido, sino que además se esté utilizando un hardware obsoleto, deficiente, con problemas de sobrecarga de usuarios porque el proveedor quiere vender más de lo que puede, etc. Puede pasar con muchos hosting gratuitos de mala calidad de los que deberías huir si quieres hacer un proyecto web serio.

Te recomendamos que pruebes tu web en un hosting compartido de pago con un servidor web profesional de Linux. Incluso el plan más barato es enormemente superior a la inmensa mayoría de los alojamientos gratuitos que vas a encontrar por la red.

Todas estas técnicas no necesariamente tienen que estar provocando que tu página vaya lenta. Cada página web requerirá un análisis por separado y ver qué elemento o elementos pueden estar afectándole para que funcionen a esa velocidad. Te recomendamos que revises tu web a través de la herramienta PageSpeed Insights para ver en qué medida puedes mejorarla.

¿Cuáles son los motivos por los que tu página web va lenta? Te invitamos a que nos dejes tus dudas en los comentarios.