Como ya hemos señalado en artículos anteriores, existen diferentes tipos de servidores que tendremos que analizar para decantarnos por el  que mejor se adapte a nuestras necesidades. Hoy nos vamos a centrar en los servidores dedicados, la opción más profesional pero también la más cara.

 

Con los servidores dedicados alquilamos o compramos un servidor solo para nosotros. El servidor es nuestro y no lo compartimos con nadie. Evidentemente esto nos da mayor capacidad en todos los sentidos, por lo que cualquier empresa o profesional que se precie siempre alojará su página en servidores dedicados.

 

Debemos saber que los servidores dedicados son más caros que los compartidos, hasta 10 veces más. Evidentemente, esta diferencia de precio también se refleja en una diferencia de rendimiento. Además, se supone que una página alojada en servidores dedicados es una página con mucho tráfico y que genera las suficientes ganancias como para permitirse este tipo de alojamiento.

 

Pese a todas las ventajas que brindan los servidores dedicados, no hay que olvidar que presentan algunas desventajas, como una menos flexibilidad. Algunos servidores dedicados pueden quedar caídos durante mucho tiempo si se estropean; o en el caso de que queramos un servidor más potente tendremos que dejar el actual y contratar otro, con el tiempo y dinero que ello conlleva.

 

También tenemos que advertir que es necesario tener algunas nociones de administración de servidores. Afortunadamente es muy sencillo y en Hoswedaje te ofrecemos el panel de control Plesk totalmente personalizado y te guiamos en todos los pasos para administrar a tu gusto tu servidor dedicado.

 

Los servidores dedicados tienen muchas ventajas y también algunas desventajas (como todo, depende de la seriedad de la empresa proveedora). Ahora es vuestra elección saber qué servidor se adapta mejor a vuestra web.