Tener nuestro sitio web hospedado en un alojamiento web de garantías es uno de los primeros pasos ineludibles para que tu web crezca sobre una plataforma sólida y consistente.

 

Existen diversos motivos para decidirte a cambiar tu hosting, algunos por gusto o ganas de mejorar, otros por obligación. En cualquier caso, de dejamos con varias situaciones en las que deberías ir pensando en cambiar de alojamiento web.

 

Poca capacidad para tanto contenido

Tu blog/web ha crecido tanto que tu alojamiento actual ya no sostiene tanto «peso». Antes de ver cómo tu página web cae en los buscadores, o de tener que eliminar los contenidos más antiguos, quizá deberías pensar en moverte a un hosting más potente.

 

Limitaciones para alcanza tus objetivos

Por ejemplo, hay hosting gratuitos o hosting compartidos que pueden ser muy económicos, pero normalmente en ellos estás supeditado a lo que decida el proveedor de hosting. Es por ello que muchos de tus objetivos no serán cumplidos, simplemente porque tu proveedor no te da opción.

 

Mayor control

Los hosting dedicados o VPS te ofrecen muchas más opciones de controlar todo lo relacionado con tu alojamiento web, por ejemplo quién tiene acceso a tus datos.

 

Estás harto de la publicidad

De nuevo, en muchos hostings gratuitos te llenan la web d publicidad. ¿De algún modo tienen que financiarse, no? ¿O pensabas que lo de «gratis» era en sentido literal? Iluso…

 

Como puedes comprobar, al hablar de cambiar de alojamiento web nos hemos referido al caso en el que desees pasar a un hosting más completo. Pero, ¿y si se da el caso contrario? ¿Y si los supuestos anteriores se dan a la inversa? Bueno, pues en ese caso quizá deberías sopesar terminar tu contrato y contratar un alojamiento más sencillo, pero podrías verte obligado a cambiar (otra vez) a un hosting mejor en el futuro. Tú decides lo que realmente necesitas.