Las imágenes de una tienda online son esenciales a la hora de mover al consumidor hacia la compra. De la misma manera que un escaparate en una tienda física, las fotografías de una tienda virtual suponen un reclamo esencial a la hora de atraer consumidores, por lo que es importante no caer en algunos errores que pueden dar al traste con nuestras expectativas.

 

No muestran el producto

Puede parecer algo obvio, incluso resaltarlo raya la tontería, pero cuando en una tienda online se anuncia un producto, el consumidor potencial quiere ver ese producto, no una caja, una imagen sacada de un catálogo o, por supuesto, un producto que no corresponde con su fotografía. Por ejemplo, tenemos una tienda en un hosting PrestaShop en la que vendemos pulseras hechas a mano. ¿Quién va a comprar si no mostramos el producto tal y como es?

 

Fotografías pobres técnicamente

Es evidente que las fotografías de una tienda online han de ser de la máxima calidad posible. A veces, por cuestiones de presupuesto resulta difícil acceder a profesionales para realizar las imágenes. En cualquier caso, las fotografías de productos deben ser, al menos, correctas técnicamente en cuestiones como iluminación, enfoque, nitidez, profundidad de campo o elección de fondos.

 

Sin relación entre ellas

Cuando nos referimos a fotografías sin relación entre ellas nos referimos a que las imágenes no guardan relaciones de tamaño y proporción unas con otras, o están fotografiadas desde distintos ángulos e inclinaciones y con distintos fondos e iluminación. Las fotografías de una tienda online han de guardar una relación global y dar sensación de formar parte de un todo, de la imagen de marca.

 

Imágenes que no hacen justicia al producto

La imagen debe mostrar de forma más realista posible el producto al consumidor potencial. Cualquier fotografía que sobrepase o no llegue a las expectativas del producto (es decir, que no le haga justicia para bien o para mal) no será beneficiosa para tu tienda virtual.

 

No al uso del flash

El flash ayuda a sacar fotos en condiciones de luminosidad críticas, pero siempre es preferible utilizar la luz natural ya que el flash desvirtúa el color, la forma y la profundidad real de los objetos, además de provocar molestos golpes de luz en las imágenes.