La publicidad y el marketing han sufrido grandes cambios a raíz del continuo desarrollo de internet y las estrategias para captar clientes son cada vez más variadas y más efectivas. A pesar de ello, aún existen eCommerce que, normalmente por desconocimiento, siguen anclados en métodos publicitarios tradicionales que no obtienen los beneficios deseados.

 

La mayoría de los eCommerce se centran en las labores de marketing en redes sociales, marketing de contenidos o publicidad online tradicional. Se olvidan de otras estrategias que pueden actuar de forma mucho más directa en el usuario, como por ejemplo el ‘Email Behavioral Retargeting‘.

 

¿Qué es?

Es una estrategia de marketing que busca recuperar a aquellos usuarios que han estado a punto de comprar en nuestro eCommerce pero que finalmente han abandonado la compra. Son usuarios que han llegado a llenar el carrito pero que, por una u otra causa, han terminado por desistir en la adquisición del producto.

 

¿Cómo actúa?

El ‘Email Behavioral Retargeting’ se basa en la colocación de una cookie en el navegador del visitante. Gracias a esta cookie se puede realizar un seguimiento de las páginas que ha visitado o los productos que ha cargado en el carrito antes de abandonar la compra. En base a este comportamiento, se le enviarán al usuario impactos vía email para que regrese al eCommerce y consume la compra.

 

¿Por qué es efectivo?

Este tipo de marketing es efectivo porque actúa rápidamente en usuarios que ya tenían intención de comprar. Además, no se basa en ofrecer ofertas a lo loco, sino que estas se adaptan perfectamente a lo que ha buscado el individuo.

 

Por ejemplo, un usuario entre en nuestro eCommerce alojado en un hosting PrestaShop y añade unas gafas de sol marca «X» al carrito, pero al final sale de la página sin comprarlas. Mediante el EBR podemos recordarle que estaba interesado en comprar esas gafas, ofrecerle esas mismas gafas con descuento de precio para intentar convencerle, u ofrecerle en el futuro gafas similares que podrían gustarle.

 

La consecuencia final es que conseguimos una mayor tasa de conversión y minimizamos los costes ya que no tenemos que contratar publicidad en medios (aunque también podemos hacerlo), mucho más costosa.

 

Algunos apuntes

El envío de email al correo del usuario se puede repetir varias veces, aunque lo recomendable es que no se repitan más de 3 impactos por cada campaña concreta. A partir de esa cifra, la efectividad disminuye e incluso corremos el riesgo de «agobiar» al usuario.