Desde que surgiera internet han ido apareciendo numerosas opciones de hosting para alojar las páginas web. Hosting dedicados, compartidos, VPN, servidores en Cloud… La variedad de opciones y de proveedores con que cuentan los usuarios es enorme, pero aun así hay a quien no le convence ninguna de las opciones existentes.

 

Estos usuarios dubitativos puede que encuentren la solución en un tipo de alojamiento web que, si bien aún no está muy extendido, cuenta cada día con más adeptos: el llamado hosting híbrido. Pero, ¿qué es exactamente lo que nos ofrece un hosting híbrido?

 

Este tipo de alojamiento web permite disfrutar de las ventajas de los hosting dedicados y los compartidos en un solo hosting. Por una parte, usamos nuestro hosting híbrido como si tuviéramos la página alojada en un hosting dedicado, con la excepción de que no todos los recursos son para nosotros. Por el contrario, estos recursos se asignan equitativamente entre los usuarios que comparten servidor, de manera que nadie puede consumir recursos destinados a otro.

 

Los hosting híbridos serían entonces una suerte de hosting semi-dedicados, con un precio más económico (no tanto como un hosting compartido pero sí más baratos que uno dedicado). Este tipo de hosting es, por tanto, una de las mejores opciones para aquellos que quieren tener una infraestructura bastante sólida y libre de publicidad, pero todavía no pueden permitirse contratar un servidor dedicado de calidad.

 

También existen hosting híbridos en la nube, aunque en este caso son una mezcla entre Cloud pública y Cloud privada. Los usuarios explotan su propia red privada pero además pueden acceder a la nube pública en busca de nuevos recursos si así lo desean. En este caso, los servicios en nube híbridos se parecen a los híbridos “estándar”, ya que también son más económicos que los Cloud privados pero más caros que los Cloud públicos.

 

En resumen, este tipo de servidores se erigen como una nueva modalidad que se sitúa a caballo entre lo «amateur» de un hosting compartido y lo «profesional» de uno dedicado. En nuestra opinión, ideal para pequeñas o medianas empresas que están empezando su andadura.