Los servidores virtuales se destacan cada vez más como el método elegido por las empresas para su data center. La mayoría de ellas deja atrás los tradicionales servidores dedicados o compartidos para disponer de sus propias máquinas de almacenamiento virtuales. Una de las principales razones para que estas empresas (o particulares) se terminen decantando por las máquinas virtuales es la mayor facilidad para la recuperación de datos en caso de desastre.

 

Los servidores virtuales ofrecen, sobre todo, una ventaja de tiempo y garantizan una recuperación más fácil del data center de la empresa. Todo ello aderezado con un menor coste para la empresa y una simplificación de los métodos operativos.

 

La diferencia fundamental reside en el hipervisor. Los servidores físicos están en una máquina física, y para recuperar los datos se han de migrar éstos a un servidor secundario, el cual se tiene que configurar de nuevo y para lo cual se necesita una maquina similar a la primera que dio el fallo. Por el contrario, los servidores virtuales sí se pueden separar del equipo físico. Están alojados en la máquina física como si se tratara de una aplicación, archivo o imagen, por lo que recuperar los datos sería tan sencillo como copiar dicha imagen y trasladarla a otro equipo.

 

Sin embargo, no todo son ventajas ya también existen algunos inconvenientes o pueden surgir ciertos problemas que son interesantes reseñar. Por ejemplo, las facilidades que ofrecen los servidores virtuales nos pueden llevar a crear aplicaciones sin las debidas configuraciones de seguridad o recuperación de datos. Además, se pueden configurar infraestructuras que funcionan perfectamente en un servidor físico, pero que no lo hace de la misma manera en un servidor virtual. En este sentido, solo el 65% de las empresas con servidores virtuales tiene un plan de recuperación de datos; entre las empresas que usan más de una máquina virtual, solo el 60% hace una copia de seguridad para cada una de esas máquinas.

 

Está claro que no hay casi nada en esta vida cuyas cualidades sean solo positivas. Igual de claro que los servidores virtuales permiten una mejor recuperación de datos que los físicos.