Todos sabemos hoy en día quién es Julian Assange. El fundador de WikiLeaks ha cogido el testigo de otros «gargantas profundas» del pasado y ha sido el encargado de destapar mediante su página web todas las mentiras, manipulaciones y entresijos podridos del gobierno y los servicios secretos norteamericanos. Assange es consciente de que solo internet le permitiría (y por tiempo limitado) mostrar esas mentiras al mundo, ya que los medios de comunicación son hoy simples instrumentos del presión al servicio de los más poderosos.

 

Manipulación de la agenda de medios, espectacularización, omisión de datos, selección de información, demonización o beatificación de personas… las formas de manipulación y silenciación de los medios de comunicación son muy variadas y conectadas con el poder. Pero siempre hay resquicios para la libertad de expresión. Y eso, un hombre que vive encerrado en la Embajada de Ecuador en Londres, lo sabe.

 

Es lo que tiene el Twitter y las redes sociales en general, que es capaz de contactar a gente que de otra manera sería imposible. Por muy diferentes que parezcan. Y así lo demuestra el nuevo proyecto musical que prepara Calle 13 y que tendrá a Julian Assange como “estrella invitada”. Porque vaya, Assange, con su pelo blanco, sus pequeños ojos y su cara de pijo radical, podría pasar por un DJ de culto de nueva generación. Pero tranquilos, no le veremos pinchando en el balcón de la embajada, si acaso marcándose un rap con René Pérez de Calle 13.

 

Calle 13 y el fundador de Wikileaks pretenden denunciar en una nueva canción las manipulaciones de los medios de comunicación y las mentiras que escupen en connivencia con los principales grupos de presión. El famoso grupo y el conocido activista trabajarán codo con codo con sus seguidores en Twitter, a los que darán la oportunidad de participar activamente en la creación del nuevo single, a través de las cuentas de Twitter de ambos (René y Assange).

 

No sabemos si el tema será bueno o no, pero como Assange cuente todo lo que sabe creo que van a tener que producirle toda una discografía.