A la hora de buscar software, una de las consideraciones más importantes que hace la mayoría de los usuarios es si un determinado software es gratuito o requiere un pago para su uso. Esta distinción es la diferencia entre el software de código abierto y el software propietario.

En este artículo, exploraremos el concepto de software de código abierto y software propietario y veremos algunos ejemplos comunes de cada uno.

Software de código abierto frente a software patentado

Como se ha mencionado anteriormente, la principal diferencia entre el software de código abierto y el propietario es si el software es de uso gratuito o requiere un pago para utilizarlo. Además, hay otras formas en las que el software de código abierto y el propietario se diferencian entre sí.

En general, el software de código abierto suele ser desarrollado y mantenido por organizaciones sin ánimo de lucro, mientras que el software privado suele ser desarrollado y mantenido por empresas o entidades con ánimo de lucro.

Como tal, el software patentado suele tener estrictas protecciones de propiedad intelectual que impiden la copia y distribución no autorizada del software. Las organizaciones que proporcionan software propietario no hacen público el código del software subyacente, conocido como código fuente, lo que hace imposible que los usuarios legítimos creen nuevas variantes del software.

Por el contrario, el software de código abierto puede copiarse y distribuirse libremente sin preocuparse de violar los derechos de propiedad intelectual. Además de que el software en sí mismo es de libre acceso, el código fuente del software también suele ser de libre distribución.

Al acceder al código fuente, los usuarios pueden crear sus propias variantes personalizadas del software en cuestión y luego distribuir libremente esas variantes como les parezca.

Diferencias clave

En resumen, las diferencias entre el software de código abierto y el propietario son las siguientes:

Código abierto:

  • De uso gratuito
  • Se puede distribuir libremente
  • Se puede personalizar
  • Protección limitada de la propiedad intelectual
  • Suelen ser desarrolladas y mantenidas por organizaciones sin ánimo de lucro

Patentado:

  • Requiere un pago para su uso
  • Requiere autorización para su distribución
  • No se puede personalizar
  • Protección total de la propiedad intelectual
  • Suelen ser desarrolladas y mantenidas por entidades con ánimo de lucro.

Ejemplos de software de código abierto y propietario

Uno de los ejemplos más comunes de software de código abierto es el sistema operativo Linux. Linux, un sistema operativo similar a Unix, ha dado lugar a docenas de variantes como Ubuntu, CentOS, Fedora y muchas más. Este software se puede instalar libremente y se puede acceder al código fuente y modificarlo como los usuarios consideren oportuno, lo que lo convierte en un sistema operativo versátil para los usuarios expertos en tecnología.

Uno de los ejemplos más comunes de software propietario es el sistema operativo Windows. Como software propietario, suele requerir un pago para su uso y el código fuente no puede ser fácilmente accesible, copiado o modificado.

El software es mantenido y distribuido por la corporación con fines de lucro Microsoft, con estrictas protecciones de propiedad intelectual para evitar la distribución, reproducción o modificación no autorizada. Aunque estas limitaciones pueden mejorar la seguridad y la estabilidad del software en cuestión, pueden ser restrictivas para los usuarios que buscan una solución a medida.

Accede a más contenido

En Hoswedaje te ofrecemos más información acerca de en que consiste la descarga de hardware y la hiperescala. Te dejamos estos artículos y si necesitas ayuda contacta con nosotros.

➡  Si estas interesado en saber Descarga de hardware. ¿En qué consiste?.

➡  Si estas interesado en conocer ¿En qué consiste la hiperescala?.